El empleo en las grandes empresas sube un 2,5% en agosto y los salarios un 0,9%

Por destinos, el consumo, que presentaba un crecimiento estable alrededor del 3% en el primer semestre, crece ahora a un ritmo del 1,8%

Las ventas totales de las Grandes Empresas, deflactadas y corregidas de variaciones estacionales y de calendario, crecieron en agosto un 1,6%, tasa similar a la media de los dos meses anteriores. El nuevo dato no altera la tendencia de desaceleración que muestra esta variable en los últimos meses. El crecimiento medio registrado desde mayo es un punto inferior al que se observaba a comienzos de año y queda también por debajo de las cifras del segundo trimestre. En los meses más recientes se ha producido además una progresiva divergencia entre el comportamiento moderado de las ventas interiores y la evolución alcista de las exportaciones.

Las ventas interiores aumentaron en agosto un 0,8%, el incremento más bajo dentro del año. El crecimiento acumulado en los dos meses transcurridos del trimestre es del 1,2%, por debajo del 2,6% del primer trimestre y del 1,6% del segundo. Por destinos, el consumo, que presentaba un crecimiento estable alrededor del 3% en el primer semestre, crece ahora a un ritmo del 1,8%. En las ventas de bienes y servicios de inversión, el crecimiento es mayor, aunque también más irregular. En equipo y software el aumento en agosto fue elevado, pero la media de los tres últimos meses es inferior a los registros de la primera parte del año. En la construcción sucede lo contrario.

Las exportaciones crecieron un 4,5% en el octavo mes del año. La tendencia, como se ha señalado, es completamente distinta a la que se aprecia en las ventas interiores. Desde mayo las tasas se sitúan en el entorno del 4%, mientras que en el semestre anterior (trimestre final de 2018 e inicial de 2019) el crecimiento promediaba un 2,7%. La intensidad y el tono alcista de las exportaciones procede de las ventas a terceros países, frente a los incrementos más moderados y estables de las ventas dirigidas a la UE.

Los perceptores de rendimientos del trabajo, indicador fiscal que aproxima la evolución del empleo asalariado, aumentaron en agosto un 2,5%. El mes pasado se registró un incremento igual a este, lo que sugiere una corrección a la baja en el crecimiento de este indicador que hasta junio había mantenido una cierta estabilidad alrededor del 2,7%. En lo que se refiere al rendimiento bruto medio, la subida acumulada en el año es del 0,8%, la misma tasa que se observa desde hace meses y con la que se cerró el año 2018

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*