Huelva, la séptima capital de España donde más cayó el precio de la vivienda usada en noviembre

En Andalucía el precio medio fue de 1.646 euros por metro cuadrado; un descenso del -0,90%

Viviendas en la Avenida de Italia (Huelva)

Huelva fue la séptima capital española donde más cayó el precio de la vivienda de segunda mano en noviembre, un -1,24%, según el informe mensual de precios de venta de www.pisos.com, que señala que la vivienda de segunda mano en Andalucía en noviembre de 2019 tuvo un precio medio de 1.646 euros por metro cuadrado; un descenso del -0,90% frente al mes de octubre, el tercero más alto del país. Interanualmente, se produjo una subida del 3,21%.

Andalucía fue la sexta autonomía más cara del país, por detrás de Baleares (2.144 €/m²), entre otras. En cuanto a la vivienda de segunda mano en España, en noviembre registró un precio medio de 1.706 euros por metro cuadrado, arrojando un descenso mensual del -0,27%. De un año a otro, la cifra registrada marcó una subida del 2,75%.

De un mes a otro, la provincia de Córdoba (1,06%) fue la cuarta que más subió de España, mientras que Málaga (-1,48%) fue la quinta que más se devaluó del país. Interanualmente, Málaga (5,12%) fue la sexta en el ranking de provincias españolas que más crecieron, mientras que Córdoba (-5,24%) fue la quinta que más retrocedió de España. En cuestión de precios, la provincia andaluza más cara fue Málaga (2.367 €/m²), siendo la sexta en el ranking nacional. Por su parte, Jaén (903 €/m²) fue la séptima más asequible del país.

En cuanto a las capitales andaluzas, Granada (0,93%) fue séptima capital que más se encareció del país mensualmente. Por su parte, Huelva (-1,24%) fue la séptima capital española que más cayó. Frente al pasado año, Cádiz (7,22%) fue la sexta en el cómputo general de ascensos, mientras que Sevilla (-6,69%) fue la quinta que más descendió a nivel nacional. En el apartado de precios, Jaén (1.128 €/m²) marcó el cuarto precio más asequible de España, bastante alejada de Cádiz (2.372 €/m²), que fue la séptima más costosa del país.

“La evolución al alza de los precios de la vivienda ha reducido su intensidad”, comenta Ferran Font, director de Estudios de pisos.com. El experto señala que “los picos abultados a los que nos tenían acostumbrados algunos mercados locales se están entibiando, abrazando un crecimiento cada vez más modesto”. Para Font, esta desaceleración viene marcada por una contracción en la compraventa. “La compra por reposición está agotada, mientras que el inversor hace solo algunas operaciones de forma muy puntual”, dice Font, añadiendo que “los precios todavía son altos para los compradores de primera vivienda que, aun siendo solventes, tienen dificultades para cubrir la parte no financiada con sus ahorros”.

Si la situación de la segunda mano tiene sus matices, la de la obra nueva tampoco se libra de ciertas peculiaridades. Font admite que “el ritmo al que se vuelcan nuevas promociones al mercado es todavía lento. Esta escasez hace que el producto se venda rápido y a precios muy cercanos a los máximos, por lo que no da tiempo a que la presión sobre la segunda mano se aligere”. Por otro lado, Font apunta que hay muchas personas en la encrucijada: “Los inquilinos quieren ser propietarios porque las rentas suben y acortan su capacidad de ahorro. Esta demanda es consciente de que los tipos de interés son atractivos, pero el precio de venta les exige un porcentaje de sus ingresos mensuales que les pondría en un aprieto ante cualquier eventualidad”.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*