La primera quincena de agosto en Huelva deja una ocupación del 53,21% y la facturación baja un -48%

El sector se siente "abandonado a su suerte" por las administraciones locales

Turistas en un hotel de la provincia de Huelva

La provincia de Huelva ha cerrado la primera quincena de agosto con una ocupación media del 53,21% y la facturación se sitúa en un -48,08% en relación al mismo periodo del pasado año. La previsión para todo el mes es del 49,44% y para septiembre del 27,12%, de acuerdo a los datos obtenidos a través de la encuesta realizada por la Asociación Provincial de Hoteles, miembro del Círculo Empresarial de Turismo, a sus asociados, que representan 28.697 plazas de las disponibles en la provincia, y que confirman la crisis sin precedentes por la que atraviesa el sector.

Si bien es cierto que respecto de las previsiones que se mantenían a finales del mes de julio para la primera quincena de agosto, ésta ha evolucionado de manera positiva (previsión finales de julio para agosto era del 29,18% y se ha situado en un 53,21%, +24,03 puntos de ocupación), en términos absolutos y con una previsión de ocupación final para mes de agosto del 49,44%, de confirmarse este dato, “estaríamos en un escenario donde con respecto a ese mismo mes de agosto del año pasado se fijaría una diferencia en puntos porcentuales de -32,26”, apunta el sector.

Asímismo, se ha evaluado la situación respecto de las previsiones de reservas confirmadas para el mes de septiembre, determinándose un porcentaje del grado de ocupación de las plazas disponibles de un 27,25%. Esto supondría, de confirmarse definitivamente estas previsiones, una caída de -35,6 puntos respecto de la ocupación obtenida en el mismo mes del año pasado.

Por otra parte, se consolida la caída de los precios observada en el mes de julio, manteniéndose una media del -20% en el precio medio del mes respecto al año pasado, y se confirma la inexistencia de penalizaciones por cancelaciones, “cuestión ésta que desde principios de la temporada no se ha modificado ni siquiera en esta supuesta temporada alta”.

De la encuesta realizada, el sector hotelero destaca dos cuestiones muy relevantes, como el porcentaje de
reservas que se han realizado de cara a fines de semana en la primera quincena de agosto y que “alcanza la nada desdeñable cifra del 58,69%, cuestión esta que incide de manera muy directa en el incremento de los costes operativos, así como de la diferencia de facturación de esta primera quincena respecto al mismo periodo del año pasado que en términos de media se ha situado en un -48,08%”.

“No es necesario tener conocimientos en economía para interpretar que estos datos confirman desafortunadamente la más que difícil situación por la que atraviesa el sector, que en un altísimo porcentaje de probabilidad cerrará un año con numerosas pérdidas, cuestión esta que pone en riesgo no solo a muchas empresas hoteleras sino a muchas otras que de manera tanto directa como indirecta desarrollan su actividad en el ámbito del sector turístico”, lamenta la Asociación.

Los hoteleros aseguran que las administraciones locales, en especial aquellas en las que existe una mayor concentración de plazas hoteleras, “hasta la fecha han dado la espalda a uno de los sectores, tanto en materia económica como en empleabilidad, estratégicos de nuestra provincia, y no han arbitrado ninguna línea de ayudas o bonificaciones sobre distintos elementos impositivos que de alguna manera puedan ayudar a garantizar la supervivencia de muchas empresas y por consecuencia la garantía del mantenimiento del empleo de cara a futuro”.

Están por tanto y a juicio del sector, “deslegitimados para hablar sobre turismo, ya que de este sector sólo se
quedan con la cara amable demostrando no estar a la altura y carecer de sensibilidad turística alguna en circunstancias como las que este está atravesando”.

Por último desde el sector se vuelve a hacer un llamamiento a la necesidad de arbitrar una solución a los ERTEs respecto de su prorroga hasta finales de año, así como una modulación o eliminación del compromiso de empleabilidad al que se obliga a las empresas y que en la actualidad se determina en 6 meses desde el comienzo de la actividad, y que “a todas luces va a ser imposible de cumplir teniendo en cuenta el escenario en el que nos
encontramos”.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*