UGT-Huelva apoya la decisión de la Junta del Recrecimiento de las Balsas Mineras de Atalaya Mining en Riotinto

Ante el alarmismo con el que se trata la decisión de la Junta de Andalucía, de autorizar el recrecimiento de las Balsas de la Mina de Riotinto, “desde UGT-FICA HUELVA tenemos que manifestar, que mientras se realice con todas las garantías técnicas y medioambientales que la legislación exige, nuestra postura será favorable a dicha decisión”.

En este sentido, creemos que las condiciones de Aznalcóllar, no tiene nada que ver con la Mina de Riotinto.

Si se comparan ambos proyectos con estas fotos, podemos ver que las condiciones de uso de la Balsa de Aznalcóllar no tiene nada que ver con la que tiene Riotinto. Actualmente la operativa de Riotinto, marca una diferencia sustancial en materia de tratamiento y usos de las aguas minerales.

Según UGT, en el manejo de las balsas y el aporte líquido que reciben, se mantiene una distancia de seguridad que hace que el agua, esté muy alejada de los muros de contención, además de añadírsele por la parte interior del muro el efecto playa, al objeto de garantizar que el agua no pueda llegar a las cercanías del muro ni en cantidad ni con fuerzas suficientes para romper el muro. “En todo caso y para mayor abundamiento de la seguridad minera y medioambiental, habría que exigir que en el nuevo recrecimiento, se mantengan tanto la operativa como la distancia de seguridad y además, se reduzca el nivel de embalsamiento de las aguas a niveles mínimos, utilizándose para ello, si es necesario, trasvases a las cortas mineras en desuso, para después, por las características únicas que al Río Tinto se le reconoce mundialmente por todos los organismos internacionales, incluida la NASA, irla aportando controladamente al Río Tinto, con el caudal y las especificaciones que un paraje tan especial tiene”, indica el sindicato.

Por tanto, desde UGT FICA Huelva apoyan la decisión de la Junta por la repercusión positiva que tiene para la consolidación de la actividad minera y el empleo a medio y largo plazo.

 

 

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*