Opinión



Incautados 135 kilos de frutas y verduras y 29 kilos de pescados en la venta ambulante ilegal en Huelva

El Ayuntamiento recuerda que esta práctica, además de atentar contra los consumidores y las pymes, supone un riesgo para la salud pública

Parte de la fruta y verdura incautada por la Policía Local

La campaña contra la venta ambulante ilícita impulsada este verano en la capital por la Policía Local de Huelva se ha saldado con la incautación de un total de 135 kilos de frutas y verduras y de 29 kilos de pescados y moluscos.

De esta forma, durante julio y agosto se han confiscado en la ciudad 12 kilos de diversa variedad de pescado, mercancía que no cumplía con los pertinentes controles sanitarios y ha tenido que ser destruida. Asimismo, se han incautado 17 kilos de moluscos que han tenido como destino la repoblación de las playas de Huelva.

Por otra parte, a lo largo de este periodo de verano los agentes de la Policía Local han podido recuperar 65 kilos de verduras y 70 kilos de frutas, que en aquellos casos en que su estado de conservación lo permitía han sido donados a diversos centros benéficos de la ciudad. Además, a estos alimentos hay que sumar diverso material falsificado que también ha sido incautado en la capital onubense, principalmente zapatos de deporte.

En el marco de esta campaña, han sido intervenidos e inmovilizados cuatro furgonetas procedentes de la venta ambulante ilegal, habiendo sido detenidas además dos personas por atentado y resistencia a la autoridad.

El concejal de Movilidad y Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Huelva, Luis Albillo, ha indicado que “tenemos que ser conscientes de que la venta ilegal pone en riesgo la salud, no tiene garantías para el consumidor, daña al comercio tradicional y supone un apoyo a las mafias y a la explotación laboral que hay detrás”.

Por ello, ha puntualizado que esta campaña se ha dirigido a “impedir unas acciones ilícitas que, además de conculcar los derechos a la propiedad de los comercios legalizados y las empresas falsificadas, atentan contra los consumidores y las pymes de Huelva y suponen un riesgo para los usuarios al no contar con control sanitario y utilizar componentes no originales, lo que supone una pérdida de la garantía del producto y de la posibilidad de reclamar”.

Tras la finalización de la campaña de verano, la intención municipal es continuar reforzando estos operativos e inspecciones para combatir la venta ilegal en la ciudad y fomentar la compra en el comercio tradicional, un sector que paga impuestos y contribuye al bienestar de la sociedad; enriquece la ciudad; da puestos de trabajo; sus productos ofrecen garantía; y da cobertura a los derechos del consumidor.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*