Opinión



4 de cada 10 empresarios andaluces deberán reducir costes para seguir operando con normalidad

Solo 5 de cada 10 empresas en Andalucía que han presentado ERTEs prevén reincorporar al 100% de su plantilla

Las medidas más adoptadas frente al COVID-19: revisión de presupuestos (65%), teletrabajo (63%) y ajustes en la estrategia (61%)

El 37% de los empresarios andaluces consideran que deberán reducir sus costes o reestructurar su negocio para poder seguir operando por culpa del impacto del COVID19. Unas malas perspectivas que están provocando que los directivos aceleren la implementación de nuevas medidas de contingencia para reimpulsar sus negocios, demostrando el dinamismo y agilidad del mid-market andaluz también a la hora de enfrentarse a los efectos económicos de la pandemia.

Este es uno de los principales hallazgos del nuevo barómetro Global Business Pulse de la firma de servicios profesionales Grant Thornton, centrado en el análisis del impacto que la pandemia ha provocado en el tejido empresarial y realizado a través de una encuesta a más de 5.000 ejecutivos de 35 países.

Los empresarios en Andalucía tienen claro que necesitarán tomar medidas de alcance para poder seguir operando y que además de recortes y restructuración financiera, se verán obligados a buscar nuevas fórmulas de financiación tanto privadas como públicas. Concretamente un 29% reconoce que baraja un plan futuro en este sentido, si bien todavía existe un porcentaje importante de directivos andaluces (33%) que se ven con capacidad suficiente para seguir operando, haciendo uso de recursos propios. Una cifra que se encuentra 6 puntos por encima de la media española (27%) y a 11 de los empresarios madrileños (22%).

La evolución de la pandemia ha generado una respuesta rápida en estos primeros meses de impacto entre los empresarios en Andalucía. En concreto, la revisión de presupuestos y planes de inversión (65%) es la medida más predominante de las adoptadas hasta ahora para hacer frente al coronavirus, seguida de la implantación del teletrabajo o la jornada flexible (63%) y de los ajustes en la estrategia de negocio (61%).

Los directivos andaluces se han visto obligados también a recurrir a los ajustes temporales o permanentes de personal (35%), si bien están muy por encima de lo reconocido por la media española (27%) y más lejos aún de otras regiones como Cataluña (18%), o Madrid (22%).

Financiación y flujo de caja en la empresa andaluza

La gestión de efectivo también ha sido y sigue siendo crítica, y, en general, las empresas catalanas han preferido acudir a ayudas de la Administración en lugar de a financiación externa. Entre las compañías encuestadas por Grant Thornton, la principal medida para garantizar el cash flow ha sido el acceso a alguna de las ayudas públicas (47%), seguidas de la solicitud de ventajas fiscales (45%) y a la conversión de efectivo inactivo en capital de trabajo (41%). Casi 4 de cada 10 empresarios en Andalucía también optaron por el pago aplazado a acreedores.

Destaca en este punto también el interés que los directivos andaluces han mostrado por la búsqueda financiación a través de inversores externos. El 24% de los encuestados reconoce haberlo hecho durante la época de pandemia, 3 puntos por encima de la media del resto de España y 15 más que de los empresarios catalanes (9%).

“En un contexto en que, en especial durante el confinamiento, los flujos de efectivo han sido un grave problema para las empresas, resulta positivo comprobar que la mayoría han optado por llevar a cabo múltiples estrategias a la vez para mantener unos buenos niveles de liquidez”, apunta Álvaro Cruces, Socio Director de Grant Thornton en Andalucía. “También cabe destacar que las medidas de apoyo financiero introducidas por el gobierno han sido un salvavidas para el mid-market español, si bien las empresas deben tomar consciencia de que no van a durar para siempre, y que es imperativo empezar a trabajar para ser más resilientes”.

Principales ayudas públicas solicitadas por la empresa andaluza

Sobre las medidas gubernamentales más concretas a las que se han acogido los directivos andaluces en esta pandemia, encabezan la clasificación la reducción de horarios de empleados (39%) seguido de la presentación de expedientes de regulación de empleo temporal ERTE (37%) y de las facilidades para el crédito (25%). El porcentaje que afirma no haberse beneficiado de ninguna de las medidas emprendidas por el gobierno se sitúa en un 24%, igual que la media en España.

Sobre los ERTEs, un 49% de los encuestados por Grant Thornton afirman haber recurridoa esta fórmula. De entre los mismos, solo un 55% prevé reincorporar al 100% de los trabajadores afectados, de modo que 4 de cada 10 empresarios ya admite que su plantilla se verá reducida tras la pandemia.

Los empresarios andaluces, previsores y tecnológicos

Preguntados sobre qué medidas han empezado a plantear de cara a la relativa vuelta a la normalidad tras el confinamiento, los empresarios andaluces se muestran ligeramente por encima (43%) de la media en España (38%), que es además uno de los países más previsores de nuestro entorno, superando en 9 puntos a la media europea, 11 puntos a Alemania y 5 a Francia.

En lo que se refiere a Andalucía, de entre esas medidas planteadas con antelación, destacan las relativas a reforzar la seguridad de los centros de trabajo y las orientadas a dotar a sus empresas de los recursos financieros necesarios para seguir operando con normalidad, ambos con un 63%, mientras que más de la mitad de los directivos andaluces (53%) reconocen que ya trabajan en la priorización de clientes y mercados.

Álvaro Cruces apunta a que “es una muy buena noticia que nuestros empresarios lideren la clasificación europea de los más concienciados en materia de prevención, incluso durante una segunda ola de contagios. También es importante que tengan presente que la gestión de la liquidez va a seguir siendo crítica, sobre todo a medida que se vayan retirando medidas de choque como los créditos ICO. La agilidad y la resiliencia serán fundamentales para la supervivencia en los próximos meses. Las empresas deberán seguir abiertas haciendo a veces las cosas de manera diferente, e incorporar nuevas prácticas para garantizar la supervivencia y el crecimiento después de la pandemia”.

El estudio a cargo de Grant Thornton también ha revelado que las empresas andaluzas se muestran decididas a cambiar sus estrategias después del COVID-19 porque la pandemia ha hecho aflorar áreas de mejora. Tras la crisis, el  65% tenderá a una mejora en el proceso de gestión de crisis, el 57% tenderá hacia una mayor flexibilidad organizativa y el 55% buscará implementar más tecnología y acelerar su transformación digital. En este sentido, los empresarios andaluces se muestran convencidos de que la recuperación vendrá de la mano de la transformación digital, en línea con la media del resto de España (58%) y muy por encima de la europea (36%).

“En tiempos de crisis la innovación se dispara, y muchas empresas han experimentado cambios muy rápidos durante la pandemia, ya que la lucha por la supervivencia ha eliminado las barreras que enfrentaban sus procesos de transformación. La tecnología ha demostrado ser primordial durante el confinamiento para permitir que las empresas siguieran conectadas y para abrir nuevas oportunidades comerciales. Pero el actual es un momento crítico para que las organizaciones decidan cómo quieren que sean sus negocios y sus equipos de cara al futuro”, ha señalado Carlos Fernández, consultor y experto económico de Grant Thornton.

Perspectivas de negocio frías, pero con pequeñas dosis de optimismo.

Las perspectivas futuras de los empresarios andaluces revelan preocupación por la evolución inmediata de sus negocios. Un 75% de los empresarios consultados cree que sus ingresos caerán este año respecto al anterior, en línea con la media española (76%), pero muy por encima de la media europea (67%) y mundial (66%). Preguntados sobre la gravedad de ese descenso, un 34% de las empresas andaluzas cree además que bajarán más de un 20% en 2020.

Perspectivas de negocio en la era post-COVID-19

El porcentaje de directivos andaluces que afirma que la pandemia no les afectará está tres puntos por encima de la media del conjunto de España. Concretamente, un 12% asegura que no verá disminuido su negocio por el impacto del Covid, aunque todavía lejos de la media europea (15%) y de países como Alemania (22%).

Destaca un porcentaje importante de empresarios que dicen mostrarse incluso confiados pese a la situación generada por el Covid. Los directivos andaluces que prevén un impacto positivo de la pandemia en sus organizaciones (12%) está por encima de la media europea (11%), y también de países como Francia y Alemania, ambos con un 10%.

“Si bien ha habido una indudable disminución en las expectativas de ingresos y beneficios, y 2020 no será un año fácil hasta que la economía empiece a desbloquearse, es reconfortante ver que una parte de las empresas mantienen perspectivas optimistas”, ha afirmado Álvaro Cruces, Socio Director de Grant Thornton en Andalucía. De hecho, preguntados sobre cuánto creen que tardarán en volver a los niveles de negocio anteriores a la pandemia, un 25% de los empresarios andaluces confían en que ocurra en entre 6 meses y 1 año y un 24% que lo haga entre 3 y 6 meses.

Incluso en ese aspecto vuelven a encontrarse argumentos para la esperanza. Ninguno de los directivos andaluces cree que sus empresas no van a resistir hagan lo que hagan, en contraste con la media europea (6%) y mundial (8%).

Sobre el Global Business Pulse

Este informe está elaborado a partir de la metodología de investigación Global Business Pulse que Grant Thornton realiza desde 1992 para conocer las tendencias, percepciones, decisiones y expectativas de las empresas de cara al corto y medio plazo. Los 35 países incluidos en el estudio representan más del 80% de la economía mundial.

Por esto, a lo largo de sus 22 años, este informe ha demostrado ser un barómetro que permite prever los cambios y tendencias de la economía mundial y los mercados locales a medio plazo. Además de temas específicos a estudio, el Global Business Pulse es un barómetro en forma de índice que marca si el clima empresarial y de negocios en un país es positivo o negativo.

• Universo: Empresas de todos los sectores económicos, de tamaño medio-grande (en el caso de España entre 50 y 500 empleados).
• Muestra: Más de 10.000 entrevistas anuales (400 de ellas en España) a la alta dirección: Presidente, CEO, Director General, u otro alto directivo. Realizadas julio y septiembre de 2020.
• Trabajo de campo: Entrevistas online y telefónicas semestrales realizadas en España por Análisis e Investigación (ADIMEN) y coordinadas mundialmente por Research Now.

Sobre Grant Thornton
Grant Thornton es una Firma de servicios de auditoría, consultoría y asesoramiento fiscal, legal y financiero. Pertenece a una de las organizaciones mundiales líderes en servicios profesionales, Grant Thornton Internacional, con 56.000 profesionales presentes en más de 140 países. En España cuenta con un equipo de más de 800 profesionales multidisciplinar, transversal, con experiencia y visión empresarial, que da servicio a más de 3.500 clientes en 10 oficinas repartidas por el territorio nacional: Madrid, Barcelona, Bilbao, Castellón, Málaga, Murcia, Pamplona, Valencia, Vigo y Zaragoza.

El 35% de las compañías andaluzas han recurrido a los ajustes temporales o permanentes de personal, el más alto de España.

Los directivos andaluces se muestran más previsores que la media europea en cuanto a la activación de sus planes postCOVID-19.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*