Opinión



Sanciones por conductas negligentes en el trabajo relacionadas con la pandemia

¿Qué ocurre si un trabajador, por conducta irresponsable o negligente, es positivo COVID pero continúa yendo a trabajar y contagia al resto de compañeros, generando así un grave perjuicio a la empresa?, pues que podría ser despedido

El COVID-19 ha provocado la imposición por parte del Gobierno de medidas de protección sanitaria para evitar contagios. De esta manera, el uso obligatorio de la mascarilla, la imposibilidad de reuniones de más de seis personas y el confinamiento para quienes sean positivos o crean que pueden serlo, son algunas de las normativas que todos deben cumplir. Su violación puede comportar sanciones y despidos.

Sin embargo, y pese a que una mayoría respeta y cumple las medidas mencionadas, también existen casos de incumplimiento que pueden derivar en perjuicios graves para las empresas cuando uno o varios de sus trabajadores hacen caso omiso. Hemos sabido de casos de empleados que han dado positivo en COVID y continúan yendo a trabajar, por ejemplo, poniendo así en riesgo al resto de trabajadores, o que incluso han provocado contagios masivos dentro de una empresa o fábrica, provocando su cierre temporal y pérdidas económicas”, detalla Eva Gómez, abogada laboralista del despacho Sanahuja Miranda.

Este tipo de conductas pueden ser punibles. Si se puede demostrar un perjuicio directo para la empresa a raíz de conductas negligentes, ésta puede sancionar e incluso despedir al trabajador”, explica la abogada. Incluso -aclara-, “en casos en los que la conducta se produce fuera de la empresa, pero genera un daño directo“.

Por ejemplo, “porque se tenga que poner a todos los trabajadores en cuarentena o porque se publique una fotografía de una fiesta masiva y conste que uno de los asistentes es un trabajador de esta empresa o directamente por un incumplimiento de la ley de prevención de riesgos laborales, dado que evidentemente si una persona da positivo y se reincorpora a su puesto de trabajo habitual o puede estar en contacto con positivos y está trabajando, está poniendo en situación de riesgo por acción u omisión a sus compañeros de trabajo”, indica Eva Gómez, abogada laboralista del despacho Sanahuja Miranda.

En este sentido, la abogada subraya que en estos supuestos cabria valorar la posibilidad de sancionar y justificar que hay incumplimiento de la ley de riesgos laborales o una negativa para utilizar los sistemas de protección individual o se pone en riesgo, por acción u omisión, la salud de los demás.

Seria valorar caso por caso, pero siempre y cuando se pueda acreditar o bien el incumplimiento por parte del trabajador de una determinada normativa o de unas ordenes respecto a protocolos o bien el daño de la imagen que pueda suponer, esas conductas sí serían susceptibles de ser sancionadas”, comenta la letrada.

Sobre Sanahuja Miranda

Sanahuja Miranda es un reconocido despacho de abogados fundado en 1980. Cuenta con más de 40 años de experiencia y un equipo de 60 empleados de los que más de 45 son profesionales cualificados, abogados y economistas especializados en todas las áreas precisas para el asesoramiento integral a particulares y empresas, y se ha posicionado como un despacho de referencia.

En particular, cuentan con capacidad y gran experiencia en asuntos relacionados con derecho bancario y abusos y malas prácticas bancarias, contratos de compraventa, ejecución de avales de cantidades anticipadas para la adquisición de bienes inmuebles en construcción (Ley 57/1968), responsabilidades de los diferentes agentes de la construcción, así como del promotor y constructor, y defensa de ejecuciones hipotecarias, seguros de vida, entre otras.

COVID y cumplimiento de las medidas sanitarias: ¿Pueden las empresas sancionar e incluso despedir a trabajadores por conducta irresponsable o negligente? 

¿Qué ocurre si un trabajador, por conducta irresponsable o negligente, es positivo COVID pero continúa yendo a trabajar y contagia al resto de compañeros, generando así un grave perjuicio a la empresa?

Eva Gómez, abogada laboralista del despacho Sanahuja Miranda, explica que siempre se ha de estudiar cada caso, pero “si se puede demostrar un perjuicio directo a la empresa se puede sancionar o incluso despedir al trabajador”

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*