Opinión



El paro subió en 355.000 personas en el tercer trimestre y la creación de empleo marca récord, con 570.000 empleos

Establecimiento hostelero

El paro subió en 355.000 personas en el tercer trimestre del año, lo que supone un 10,5% más que en el trimestre anterior, y la ocupación creció en 569.600 puestos de trabajo (+3%), su mayor alza trimestral de toda la serie histórica, que se inicia en 1976, según datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) publicada este martes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El aumento del paro durante el periodo julio-septiembre es el más elevado desde el primer trimestre de 2012, mientras que la creación de empleo con la llegada de la ‘nueva normalidad’ marcó cifra récord y permitió recuperar más de la mitad del empleo perdido en el trimestre anterior.

El INE recuerda que a los afectados por un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) con suspensión de empleo se les considera ocupados, según la metodología de la Oficina Estadística de la Unión Europea (Eurostat) y de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que se aplica en la EPA.

Al finalizar septiembre, el número total de parados se situó en 3.722.900, y el número de ocupados, en 19.176.900 personas, nivel de ocupación similar al del primer trimestre de 2018.

La tasa de paro, por su parte, escaló en verano algo más de nueve décimas, hasta el 16,2%, lo que supone 2,3 puntos más que un año antes, alcanzando así su valor más alto desde el primer trimestre de 2018.

En el último año el paro ha aumentado en 508.500 personas, un 15,8%, lo que supone el mayor repunte interanual desde el tercer trimestre de 2012, mientras que se han destruido 697.500 empleos (-3,5%).

Entre julio y septiembre bajaron las ausencias del empleo por ERTE y paro parcial por razones técnicas o económicas, o enfermedad, accidente o incapacidad temporal, con lo que el número de horas trabajadas creció respecto del trimestre anterior.

En concreto, las horas efectivas de trabajo realizadas en el tercer trimestre aumentaron un 15,1% respecto trimestre anterior pese a ser un periodo típicamente vacacional, registrando su mayor alza desde 2008, cuando el INE comenzó a elaborar esta serie.

Estadística destaca además que el fin del confinamiento y la llegada de la ‘nueva normalidad’ provocó un descenso muy acusado del teletrabajo. Así, el 10,3% de los ocupados (1.975.100) trabajaron desde su propio domicilio más de la mitad de los días en el tercer trimestre, frente al 16,2% observado en el segundo trimestre (3.015.200).

El número de activos creció en el tercer trimestre en 924.600 personas, un 4,2% más respecto al trimestre anterior, situándose el total de personas activas en 22.899.800 y la tasa de actividad en el 57,83%, casi 2,3 puntos más que en el trimestre anterior. Por su parte, el volumen de inactivos descendió en 892.700 personas, hasta 16,69 millones, después de que en el segundo trimestre se situara en máximos históricos.

Según la estadística de flujos de la EPA, más de 1,3 millones de personas que eran inactivas en el segundo trimestre pasaron al paro en el tercero, mientras que 928.700 inactivos volvieron a trabajar. En el tercer trimestre 1.142.700 personas no pudieron buscar empleo a pesar de estar disponibles para trabajar, por lo que no se han clasificado como parados, sino como inactivos. Esta cifra es inferior en casi medio millón de personas a la del segundo trimestre (1.628.500).

En términos desestacionalizados, la ocupación registró un incremento trimestral del 2,98%, el mayor aumento desde 2005, en tanto que el paro subió casi un 12%. No subía tanto desde principios de 2009.

Según los datos de la EPA del tercer trimestre, el número de asalariados se incrementó en 581.200 personas (+3,7%), de los que 422.900 tenían un contrato temporal (+12,2%) y 158.300 un contrato indefinido (+1,3%). De esta forma, la tasa de temporalidad escaló en el tercer trimestre hasta el 24,17%, lo que supone 1,8 puntos más que en el trimestre previo.

En el último año se han destruido 582.800 empleos temporales (-13%) y 99.100 indefinidos (-0,8%).

La fuerte creación de empleo registrada entre julio y septiembre se concentró en el sector privado, que sumó 458.500 nuevos empleos (+3%), en tanto que el sector público ganó 111.200 puestos de trabajo, un 3,4% más respecto al trimestre anterior, situándose en 3.337.100 ocupados, máximo desde 2002, cuando el INE empezó a publicar esta desagregación.

El número de ocupados a tiempo completo se incrementó en 401.000 personas entre julio y septiembre (+2,5%), mientras que los asalariados a tiempo parcial subió en 168.600 (+6,8%).

La estadística muestra que tres de cada cuatro nuevos empleos creados en el tercer trimestre los ocuparon españoles, pero también refleja que sólo un cuarto de los nuevos desempleados del trimestre eran extranjeros.

Más empleo masculino y en el sector servicios

La subida del paro en el tercer trimestre afectó en mucha mayor medida a las mujeres, que sumaron 264.700 desempleadas más (+15,5%), frente a un repunte del paro masculino de 90.300 desempleados (+5,4%). Así, la tasa de paro femenina aumentó casi 1,7 puntos, hasta el 18,39%, mientras que la masculina subió algo más de dos décimas, hasta el 14,39%.

Al mismo tiempo, la creación de empleo registrada en el tercer trimestre fue mayor para los varones que para las mujeres. Así, mientras que los hombres se hicieron con 320.800 puestos de trabajo entre julio y septiembre (+3,2% respecto al trimestre anterior), la ocupación femenina aumentó en 248.900 mujeres (+2,9%).

Por sectores, el desempleo subió sobre todo entre los parados de larga duración, con 230.800 parados más (+22,7%), y en el colectivo de los que buscan su primer empleo, con 107.300 desempleados más (+44,3%). La agricultura sumó 39.700 desempleados respecto al segundo trimestre (+23,6%), mientras que los servicios añadieron 21.300 desempleados al total nacional (+1,4%). Por contra, el desempleo bajó en la industria en 31.800 desempleados (-13,7%) y en 12.300 en la construcción (-7,3%).

Por su parte, la creación de empleo en el tercer trimestre se notó mayoritariamente al sector servicios, que sumó 476.300 nuevos puestos de trabajo (+3,4%), seguido de la construcción (+80.300 empleos, +6,9%) y la industria (+45.400, +1,7). En cambio, la agricultura destruyó 32.300 empleos en el trimestre (-4,2%).

Por otro lado, los trabajadores por cuenta propia disminuyeron en el tercer trimestre en 10.400 personas (-0,3%), lo que situó el número total de autónomos en 3.063.300 personas. En el último año, la cifra de autónomo se ha reducido en 14.300 trabajadores (-0,47%).

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*