Opinión



Polonia y Hungría bloquean el Fondo de Recuperación por su vinculación con el Estado de Derecho

La llegada de las ayudas europeas a los gobiernos se retrasará aún más

Sin que sea aprobada por los 27 no hay posibilidad de sacar adelante ni el presupuesto comunitario pactado ni el fondo de recuperación

Los gobiernos de Polonia y Hungría han confirmado su amenaza y han bloqueado hoy la puesta en marcha del fondo de recuperación por la vinculación de estas ayudas con el respeto del Estado de derecho, una actuación que retrasará aún más la llegada de este dinero a los socios europeos.

El Gobierno del húngaro Viktor Orban ha impedido que los embajadores de los 27 ante la UE diesen un visto bueno preliminar a la Decisión de Recursos Propios, que debe ser aprobada por unanimidad entre las capitales. Sin su aprobación, la Comisión Europea no puede emitir la deuda con la que financiar el plan.

“Los embajadores de la UE no han alcanzado la unanimidad necesaria debido a las reservas expresadas por dos Estados miembros”, ha informado en la red social Twitter un portavoz del Gobierno alemán, que ostenta este semestre la presidencia de turno de la UE.

El portavoz del Gobierno húngaro ha dicho que “Hungría ha vetado el presupuesto, como advirtió el primer ministro Orban, porque no podemos apoyar el plan en su forma actual”, ya que, ha añadido “es contrario a lo acordado por los líderes europeos en julio”. El portavoz Kovacs ha dicho que “Budapest se había opuesto desde el principio la mecanismo que vincula las ayudas europeas al respeto del Estado de derecho”. “La carga de la responsabilidad recae sobre aquellos que han dado pie a esta situación”, había advertido.

También Polonia se ha opuesto a aprobar este instrumento legal y el primer ministro Mateusz Morawiecki también había advertido ya de los problemas de su Ejecutivo con el mecanismo pensado para proteger los principios y valores europeos.

La Decisión de Recursos Propios permite ampliar el presupuesto de la UE para los próximos siete años y también abre la puerta a que Bruselas pueda emitir la deuda con la que financiar el plan anticrisis, pero sin que sea aprobada por los 27 no hay posibilidad de sacar adelante ni el presupuesto comunitario pactado ni el fondo de recuperación.

Este movimiento retrasa aún más la llegada de las ayudas europeas para la recuperación a los socios del bloque, ya que todavía no se podrá lanzar el procedimiento para que sea aprobado por los parlamentos nacionales, que podría alargarse hasta tres meses.

Este asunto podría ser abordado por los jefes de Estado y de Gobierno en su reunión por videoconferencia de este jueves, prevista en un principio para abordar la gestión de la segunda ola de la pandemia.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*