Opinión



Consumo recuerda que los productos nuevos tienen 2 años de garantía, y los de 2ª mano no menos de 1

La garantía legal cubre los defectos o faltas de conformidad que puedan surgir en los productos adquiridos durante los dos años siguientes a la fecha de la compra

La Dirección General de Consumo de la Junta de Andalucía recuerda a la ciudadanía que la garantía legal cubre los defectos o faltas de conformidad que puedan surgir en los productos adquiridos durante los dos años siguientes a la fecha de la compra, o la fecha de entrega del producto si es posterior. En el caso de los productos de segunda mano se puede pactar un plazo menor de garantía, pero nunca inferior a un año, y si no se pacta ninguno se aplica el plazo general de dos años. Además, las empresas pueden ofrecer una garantía comercial adicional que incremente el plazo de cobertura.

Se debe tener en cuenta que si el defecto o falta de conformidad con el producto surge en los primeros 6 meses tras su compra, se presume que se trata de un defecto de origen o de fábrica. En este caso, será la empresa vendedora la que deba demostrar que no es así, y que se debe, por ejemplo, a un mal uso o mantenimiento del producto. A partir de los 6 meses, corresponde a la persona consumidora demostrar que el defecto ya existía en el momento de la venta y que no se ha dado por mal uso o mantenimiento del producto por su parte. Esta demostración se realiza generalmente a través de un peritaje.

En todo caso, la reclamación de la garantía se debe realizar ante la empresa que vendió el producto defectuoso, que es quien debe responder durante el plazo de garantía. Sólo en los casos en que resulte imposible o suponga una carga excesiva dirigirse a la persona que lo vende, por ejemplo, ante el cierre del negocio donde se adquirió el producto o por haberlo comprado en otra región o país europeo distinto, se podrá directamente reclamar a la empresa fabricante.

Es importante conservar siempre el tique o factura de la compra, así como el albarán de entrega si ésta es posterior, para poder probar las faltas de conformidad o defectos en el producto y presentar la reclamación en caso necesario. Siempre conviene leer bien las condiciones del contrato, y conservar la publicidad, catálogos o folletos, por hubiera que interponer una reclamación.

Asimismo, es recomendable, siempre que sea posible, realizar las compras en establecimientos adheridos al Sistema Arbitral de Consumo, ya que de esta manera se garantiza que cualquier posible discrepancia pueda quedar resuelta de forma rápida y gratuita, sin necesidad de acudir a los Tribunales. Igualmente, se recuerda que todos los establecimientos de Andalucía deben contar con hojas oficiales de quejas y reclamaciones a disposición de las personas consumidoras y usuarias que las soliciten, y exhibir un cartel que anuncie claramente su existencia.

Derechos que implica la garantía de los productos

La garantía legal se aplica a los productos adquiridos a empresas radicadas en la Unión Europea, e implica una serie de derechos: devolución, reparación, rebaja del precio o resolución del contrato. En primer lugar, ante un defecto en el producto en garantía se podrá exigir la reparación del mismo o su sustitución, salvo que una de estas opciones sea imposible o desproporcionada. Se deben tener en cuenta que ambas opciones son gratuitas, así como todo coste relacionado con las mismas: gastos de envío, transportes, recambios, costes relacionados con la mano de obra, siendo todos ellos a cargo de la entidad vendedora.

La reparación o sustitución del producto se deberá llevar a cabo en un plazo razonable y sin mayores inconvenientes. En caso de reparación, los plazos de la garantía quedan suspendidos hasta que se entregue el producto reparado, y la propia reparación contará con una garantía de 6 meses. En el caso de sustitución del producto se suspenderán los plazos de la garantía hasta que se entregue el producto sustituido, que no cuenta con un nuevo plazo de 2 años de garantía, sino que se activa el plazo restante que quedara por cumplirse.

Tanto en caso de reparación como de sustitución, la entidad vendedora deberá entregar un justificante a la entrega del producto en el que conste la fecha y el defecto, así como un documento a la recogida en el que figure la fecha de entrega del producto sustituido o reparado, en su caso y la reparación efectuada.

Cuando la reparación o sustitución no sean posibles o no se realicen en un plazo razonable o sin mayores inconvenientes, se podrá exigir una rebaja del precio o la resolución del contrato. Esta última opción no procederá cuando la falta de conformidad o defecto sea de escasa importancia. En cuanto a la rebaja del precio, deberá ser proporcional a la diferencia que haya entre el valor del producto no defectuoso y el valor del producto con el defecto cuando fue entregado.

Consumo Responde

Ante cualquier duda o consulta en materia de consumo, la ciudadanía puede contactar con Consumo Responde, un servicio gratuito de información y asesoramiento a las personas consumidoras y usuarias, impulsado por la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía. Se trata de un servicio multicanal, al que se puede acceder de forma continuada a través del número de teléfono 900 21 50 80, de la página web www.consumoresponde.es, del correo electrónico consumoresponde@juntadeandalucia.es; y de los perfiles en las redes sociales Twitter (@consumoresponde) y Facebook (www.facebook.com/consumoresponde).

También se puede recibir asesoramiento en los Servicios Provinciales de Consumo de las delegaciones territoriales de Salud y Familias presentes en todas las capitales de provincia, así como en las Oficinas Municipales de Información al Consumidor (OMIC), y en las organizaciones de personas consumidoras y usuarias.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*