Medio millar de aspirantes a voluntarios de Protección Civil finalizan su formación básica a través del IESPA

Al completar su formación teórica y práctica los nuevos voluntarios pasan a incorporarse como miembros de pleno derecho en sus agrupaciones

Voluntarios de Protección Civil.
Más de medio millar de aspirantes a voluntarios de Protección Civil ha finalizado su formación a través del Instituto de Emergencias y Seguridad Pública de Andalucía (IESPA). En total, han sido 531 los hombres y mujeres que han completado su formación teórico – práctica y han pasado a incorporarse como miembros de pleno derecho en sus respectivas Agrupaciones Locales de Voluntariado de Protección Civil.

El viceconsejero de la Presidencia, Administración Pública e Interior de la Junta de Andalucía, Antonio Sanz, ha destacado la fortaleza del voluntariado de Protección Civil que no deja de sumar miembros a las agrupaciones de toda Andalucía: “el movimiento del voluntariado de Protección Civil está muy vivo y son muchas las personas que se acercan a las agrupaciones y apuestan por dedicar su tiempo a ayudar”.

El viceconsejero también ha subrayado la labor que este voluntariado realiza día a día: “Más de 2.500 personas han colaborado diariamente en los momentos más duros de la pandemia y lo siguen haciendo para ayudar a paliar los efectos del COVID-19 en sus pueblos y ciudades. Esta dedicación ha animado a otros muchos a seguir su ejemplo, dinamizando y dando vida a las agrupaciones, todos ellos tienen la gratitud del Gobierno de Andalucía y la seguridad de que cuentan con el firme compromiso de que vamos a seguir apoyándoles”.

Formación para aportar un mayor valor a su labor altruista

La superación de la formación básica en materia de Protección Civil es un requisito indispensable para convertirse en voluntario de una Agrupación Local de Voluntariado de Protección Civil. El curso básico tiene una duración superior a 45 horas, de las que como mínimo hasta 13 son de carácter práctico.

Los bloques temáticos obligatorios están formados por un total de seis apartados. El primero de ellos aborda la Protección Civil en la comunidad autónoma andaluza, que tiene una duración de nueve horas. En el segundo se recibe formación en primeros auxilios y ha tenido una duración de 11 horas, de las cuales seis han tenido un carácter eminentemente práctico. Un tercer bloque analiza las tareas contraincendios y salvamento, con una duración de diez horas de las que cuatro han sido de carácter práctico. El cuarto apartado ha formado a los futuros voluntarios en telecomunicaciones y ha tenido una duración de siete horas, cuatro de ellas prácticas. El quinto bloque está dedicado a la temática de acción social, con una duración de siete horas. La formación concluye con el bloque de evaluación.

La formación teórica se ha desarrollado a través de la plataforma de teleformación del IESPA; mientras que la parte práctica se ha llevado a cabo de forma presencial. Este año, debido a la pandemia, el IESPA ha hecho un esfuerzo especial para realizar la parte práctica con todas las medidas de seguridad y distancia social por lo que se ha dividido los grupos en pequeñas burbujas. “La dificultad derivada de la pandemia ha obligado al Instituto de Emergencias a hacer un esfuerzo extra para adaptar las clases prácticas a la actual situación; lo que ha permitido a los aspirantes concluir su período de formación para incorporarse a su labor como voluntarios de Protección Civil”, ha señalado el viceconsejero de la Presidencia.

Por provincias, Granada, Sevilla y Cádiz con casi un centenar (99, 96 y 92, respectivamente) han sido las tres provincias en las que más aspirantes se han convertido en nuevos voluntarios con la finalización de la formación, le han seguido: Málaga (70), Huelva (63), Jaén (50), Córdoba (34) y Almería (27).

Para el próximo 2021, el IESPA ya ha comenzado a recibir las solicitudes para optar a la formación básica que han vuelto a incrementarse hasta alcanzar las 1.417, lo que supone casi un 29 por ciento más que en el ejercicio anterior. Por provincias, Cádiz ha sido la que más peticiones ha registrado para el próximo año con un total de 286; seguida de Málaga con 254; Granada con 216; Sevilla con 194; Almería con 150; Jaén con 128; Córdoba con 101 y Huelva con 88.

La IESPA: un gran centro de formación

La creación del IESPA tiene como objetivo dar una respuesta más eficiente a nuevas necesidades en materia de seguridad pública y emergencias, al mismo tiempo que ha supuesto un incremento de la actividad formativa, con la incorporación de cursos pioneros.

En este sentido, el viceconsejero ha destacado que esta transformación ha permitido al Gobierno andaluz crear “un gran centro donde las agrupaciones del voluntariado y los técnicos municipales de Protección Civil tienen una formación permanente y dotada con mayores recursos”. Antonio Sanz ha recordado, además, que con ello se enriquece el capital humano de los servicios de seguridad pública mediante su capacitación a través de la formación, la innovación y la excelencia.

Apuesta por el voluntariado de Protección Civil

“El voluntariado de Protección Civil, que en Andalucía lo conforman más de 7.300 personas a las que se van sumando las nuevos voluntarios, ha demostrado durante estos meses que ha sido un pilar fundamental para la ciudadanía en sus peores momentos”, ha recordado Antonio Sanz que también ha evidenciado la apuesta del ejecutivo por apoyar esta labor mediante dos líneas de subvenciones que este año han duplicado las ayudas del 2019: “Estas agrupaciones constituyen una pieza fundamental en el derecho de participación de la ciudadanía en materia de protección civil y emergencias, cuyo papel ha querido reconocer el Gobierno andaluz por la vía de los hechos: respondiendo a sus demandas históricas de mayor soporte económico y formación”.

Las Agrupaciones Locales del voluntariado de Protección Civil son organizaciones constituidas con carácter altruista que, dependiendo orgánica y funcionalmente de los entes locales, tienen como finalidad la participación voluntaria de la ciudadanía en tareas de protección civil, realizando funciones de colaboración en labores de prevención, socorro y rehabilitación ante situaciones de emergencia.

Al completar su formación teórica y práctica los nuevos voluntarios pasan a incorporarse como miembros de pleno derecho en sus agrupaciones

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*