Opinión



La CEOE advierte que los datos del paro en 2020 hacen necesario ampliar los ERTES

La organización empresarial pide que se prorrogue el cese de actividad de autónomos para mantener la actividad y el empleo

El número de personas que permanecen en ERTE a 31 de diciembre se sitúa en más de 755.500 ocupados, de los que casi uno de cada dos se concentran en hostelería
Los datos de afiliación a la Seguridad Social y de paro hechos públicos, correspondientes a un mes tradicionalmente positivo para el empleo por la campaña navideña, son claramente negativos y reflejan la crudeza del impacto de la pandemia sobre la actividad económica y el empleo en nuestro país, tanto en diciembre como en el conjunto del año 2020.

Así, sube el desempleo en casi 37.000 personas, frente a la bajada continuada en este mes desde 2012. El aumento se produce sobre todo por el crecimiento del paro en el sector servicios, con 8.134 parados más, lo que contrasta con las caídas habituales en diciembre, que se suma al incremento también en la construcción y la industria.

De esta forma el desempleo se ha incrementado en 2020 en 724.532 personas, con clara incidencia en los jóvenes y en las mujeres, y se sitúa en 3.888.137 personas, aunque superando los cuatro millones y medio -4.532.557- si contabilizamos a los excluidos de las listas oficiales por estar realizando cursos de formación o ser demandantes de empleo con “disponibilidad limitada” o con “demanda de empleo específica”.

A ello se suma que el número de personas que permanecen en ERTE a 31 de diciembre se sitúa en más de 755.500 ocupados, de los que casi uno de cada dos se concentran en hostelería (servicios de alojamientos y comidas y bebidas), con cerca de 353.000 trabajadores en suspensión temporal de contrato o reducción de jornada. De ahí la preocupación también por la desigual recuperación de los distintos sectores de actividad y la situación crítica que, como revelan los datos, atraviesan algunos de ellos, cuya salida de la crisis se atisba imposible en tanto no se estabilice la situación sanitaria.

Por otro lado, el aumento simbólico de la afiliación en 7.350 personas en términos desestacionalizados recae principalmente en actividades sanitarias y servicios sociales, fuertemente condicionado por las actividades más demandadas en la pandemia. De esta forma, el número de afiliados supera ligeramente los 19 millones, -19.048.433-, habiendo caído en más de 360.000 personas en 2020.

En todo caso, CEOE insiste en que los hechos están demostrando que los ERTEs y el cese de actividad de los autónomos están contribuyendo a paliar la destrucción del tejido productivo y del empleo, por lo que urge dar certeza y confianza a las empresas y a las personas trabajadoras mediante la continuidad de estas medidas de protección y acompañamiento, acordadas con los interlocutores sociales, adaptándolas en plazos y condiciones y simplificando los procedimientos.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*