Espectacular inicio de año para Carolina Marín

 

Carolina Marín volvió a levantar un trofeo un año y un mes después del último que conquistó a finales de 2019, y para verla ganar el primer torneo del año había que remontarse hasta 2013, por lo que la victoria de la onubense en Tailandia tiene muchas connotaciones más allá del mero hecho de salir campeona en la primera cita de 2021.

Marín sacó a relucir toda su energía y agresividad para superar a la número 1 del mundo en el Open de Tailandia y cortar así su mala racha negativa de tres finales perdidas de manera consecutiva. El genio de Carolina recuerda en muchos gestos a los de Rafa Nadal, su homólogo en el mundo del tenis y uno de los principales favoritos de las apuestas deportivas a conquistar el próximo Grand Slam de tenis.

Un inicio para enmarcar

 

Se merecía Carolina Marín un inicio de año arrollador como el que ha tenido tras dos años realmente duros. La lesión de rodilla la tuvo en 2019 prácticamente en blanco, y el 2020 no fue del todo bueno, porque, aunque venció en algún torneo a jugadoras “Top” del circuito, le faltó rematar en las citas importantes.

Por eso era tan importante empezar así el año, y desde el primer día se ha visto a una Carolina Marín más agresiva en su juego, subiendo con decisión a la red y mostrándose imponente ante todas sus rivales.

Buenas sensaciones de cara a los Juegos Olímpicos

Los años de ciclo olímpico son siempre más importantes que el resto. Las citas olímpicas suceden cada 4 años y suponen una oportunidad única para cualquier deportista. A lo largo de sus vidas, todos sueñan con acudir a unos Juegos Olímpicos, y en el caso de la onubense ya sabe incluso lo que es conseguir una medalla de oro, hito al alcance de muy pocos deportistas en la historia de nuestro deporte.

Este año, Carolina Marín tiene la oportunidad de repetir gesta, y la mejor manera de prepararse es ganando torneos como el de Tailandia, porque llena de moral a una jugadora que llevaba arrastrando molestias tras su lesión y un nivel competitivo por debajo de lo esperado.

Pero las buenas sensaciones con las que Marín vuelve de Tailandia nos hacen sospechar que la jugadora está alcanzando un nivel competitivo óptimo de cara a la temporada que se avecina y que tiene como colofón los ansiados Juegos Olímpicos en los que Carolina peleará por el oro en la disciplina de Bádminton.

Con el Open de Tailandia, son ya treinta títulos los que ostenta la joven jugadora de 27 años de edad. Todavía quedan meses para la esperada cita olímpica, pero no hay duda de que esta ha sido la mejor forma de empezar el año para la onubense, que seguirá preparándose sin descanso para intentar dar de nuevo más alegrías al deporte español en general, y en particular a la ciudad de Huelva.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*