Más de 713 millones de €, casi 7.000 nuevos docentes y 700.000 portátiles frente al Covid

Imbroda presenta ante el Consejo de Gobierno el balance del primer trimestre de este curso escolar, marcado por la pandemia

El consejero de Educación y Deporte, Javier Imbroda, ha informado ante el Consejo de Gobierno del estudio realizado por los servicios de inspección de la Consejería al finalizar el primer trimestre escolar el pasado mes de diciembre. Los datos revelan que el alumnado andaluz, respecto al curso anterior, ha mejorado los resultados académicos en estos primeros meses del curso más complejo y excepcional de los últimos años, como consecuencia de la pandemia mundial.

Con un esfuerzo inversor sin precedentes para un curso escolar, el Gobierno andaluz ha puesto a disposición del sistema educativo todos los recursos disponibles, más de 713 millones de euros extraordinarios, para el mayor presupuesto de Educación de la Junta de Andalucía, que asciende a 7.400 millones.

Esta inversión ha permitido reforzar la plantilla docente pública con casi 7.000 nuevos docentes y realizar agrupaciones de alumnos que, si bien no son unidades autorizadas, a efectos prácticos son unidades de funcionamiento reales (desdobles, refuerzos y aulas mixtas). De esta manera, el aumento extraordinario de plantilla ha permitido crear en Infantil y Primaria hasta 3.256 unidades más, y en Secundaria más de 1.188 unidades.

Además, la Consejería ha entregado ya a los centros educativos 70.000 portátiles de los 100.000 previstos en el Plan de Acción para este curso escolar. También se han realizado unas 1.300 obras de mejora y adaptación de espacios en más de un millar de centros educativos, por importe de 36 millones.

Respecto a los resultados académicos, en Educación Primaria, el 78,53% del alumnado ha superado todas las materias, lo que supone una mejora de 2,26 puntos porcentuales con respecto al curso pasado. El número de alumnos con tres o más materias suspensas baja en 4.104, es decir, pasa del 9,68% el curso pasado al 9,20% de este curso. Por su parte, en Educación Secundaria Obligatoria (ESO) el número de alumnos con todas las materias aprobadas se incrementa en 6.167, lo que supone un aumento de 1,27 puntos porcentuales al pasar del 39,2% al 40,47.

Respecto a las enseñanzas postobligatorias, en Bachillerato, el número de alumnos con todo aprobado sube de un 36,22% el curso pasado a un 37,51% este curso, es decir, 2.378 alumnos más. En Formación Profesional, también se da un incremento de los alumnos con todas las materias superadas, pasando del 42,97% al 44,33%, esto es, 3.309 alumnos más.

Organización de los centros

El informe recoge además la manera en que los centros educativos han podido organizarse a partir de las medidas de flexibilización implementadas por la Consejería, siempre con las máximas garantías de calidad. Así, los centros, en el marco de su autonomía pedagógica y organizativa, optaron por implantar la modalidad presencial, telemática o semipresencial, cada uno en función de sus circunstancias y peculiaridades. De hecho, el 93,59% de los claustros ha aprobado el modelo de organización propuesto por el equipo directivo y se ha informado en el Consejo Escolar y, por tanto, a las familias, en el mismo porcentaje.

Respecto a los modelos de flexibilización curricular por los que han optado los centros que imparten 3º y 4º de Educación Secundarias Obligatoria, Bachillerato, Formación Profesional o Enseñanzas de Régimen Especial, los datos aseguran que hay centros que optan por un modelo en exclusiva, otros que combinan varios en función del nivel o enseñanza, y también centros que no adoptan ninguno de ellos, desarrollando sus procesos con el 100% de presencialidad.

De esta manera, un 72,98% de los centros públicos que imparten Educación Secundaria ha optado por alguno de los modelos de organización curricular, mientras que el 27,01% de ellos no lleva a cabo ninguna adaptación, impartiendo la docencia 100% presencial. En los centros concertados y privados los porcentajes son de un 42,13% con modelo flexible frente a un 57,8% sin ninguna adaptación.

Los centros que han optado por alguno de los modelos de flexibilización lo han hecho en un porcentaje mayor (87%) por el modelo C de ‘Docencia en modalidad semipresencial con asistencia parcial del grupo en los tramos horarios presenciales’, mientras que un 67% opta por el modelo B de ‘Docencia en modalidad semipresencial con asistencia del grupo completo en los tramos horarios presenciales’ y un 50% por el modelo A ‘Docencia sincrónica (presencial y telemática)’.

El objetivo de la Consejería es que el 100% de los centros imparta el currículo al completo, ya en el primer trimestre el 85,14% está trabajando en ello y la Inspección Educativa ha hecho un requerimiento a los centros que aún no están trabajando en esta línea.

Adaptación al alumnado

Por otro lado, una de las prioridades de la Consejería de Educación y Deporte en este curso era atender al alumnado que, por diversas circunstancias, quedó desconectado el curso pasado durante el confinamiento y al que se había identificado. Fueron 90.882 alumnos y alumnas y en todos estos casos se ha analizado su situación para tomar las decisiones curriculares que necesitaban este curso, según la diversa casuística. De esta manera, al 84,6% de este alumnado se le han aplicado planes específicos de ayuda para facilitar la reincorporación y la continuidad de su proceso de aprendizaje.

Respecto al alumnado más vulnerable, se ha identificado a 6.615 estudiantes que no han asistido al centro durante el primer trimestre del curso por su situación de vulnerabilidad, bien por razones de salud propia o de algún familiar conviviente. De este total, 788 no han podido ser atendidos por falta de colaboración de las familias, de justificación de su situación de vulnerabilidad o por no haber sido posible la comunicación. El servicio de Inspección está realizando un seguimiento a este alumnado para que puedan recibir atención en los próximos trimestres.

Sobre el absentismo escolar el estudio realizado por la Consejería demuestra que, en datos absolutos, el absentismo presenta niveles muy bajos respecto al total del alumnado, 27.431 de un millón de estudiantes, es decir, el 2,7%. Sin embargo, si se analizan las cifras por etapas, en Primaria ha experimentado un incremento con respecto al curso anterior, pasando de un total de 6.152 protocolo abiertos a 11.427 durante este primer trimestre.

Estos datos obedecen a que el porcentaje de alumnado más vulnerable está en esta etapa (56,84% del total), a lo que se suma que algunas familias han decidido que sus hijos no asistieran presencialmente al centro por temor a contagio. Además, existe un “absentismo estructural” independientemente de las circunstancias específicas del Covid.

En cambio, en la ESO ha disminuido, pasando de 23.569 protocolos a 16.005 durante el primer trimestre de este curso, y en este caso la causa es inversa a la situación en Primaria: el alumnado vulnerable de Secundaria representa un 43,16% del total y, por otro lado, la adopción de medidas organizativas flexibles en Educación Secundaria ha favorecido esta disminución del absentismo. En cualquier caso, es un objetivo esencial de la Consejería trabajar en la reducción del absentismo en los dos próximos trimestres.

Un curso marcado por el Covid-19

El informe también asegura que, sin la implicación de los docentes y de los equipos directivos, no hubiera sido posible la vuelta a las aulas durante el primer trimestre, además de la colaboración de toda la comunidad educativa y la coordinación entre las consejerías de Salud y Familias y de Educación y Deporte. En este primer trimestre los centros educativos son espacios seguros y los procesos de enseñanza-aprendizaje se han llevado a cabo en unos parámetros de calidad adecuados.

Sobre las medidas que se han puesto en marcha en los centros para que las aulas sean entorno seguros, teniendo en cuenta que el riesgo cero no existe, el informe recoge que el 100% de los centros docentes andaluces elaboró su Protocolo Covid, de acuerdo con las medidas y recomendaciones establecidas por la Consejería de Salud y Familias. Además, todos los centros docentes han tenido un coordinador Covid y un enfermero de referencia como cauce de comunicación con la Consejería de Salud.

El 97% de los centros ha establecido grupos de convivencia escolar para utilizar una o varias aulas donde desarrollar, siempre que sea posible y las características de las áreas lo permitan, toda la actividad lectiva, y los espacios del recreo y el uso de aseos está sectorizado.

Asimismo, en el 88,50% de los centros el número de docentes que atiende a los grupos de convivencia escolar establecidos es el mínimo posible y las personas responsables de las tutorías imparten el mayor número posible de áreas, según establece el documento de medidas. En el 97,85% de los centros, la entrada y salida del alumnado, así como los intercambios de clase y recreos establecidos, evitan o reducen las aglomeraciones.

Por último, el documento recoge la incidencia del Covid-19 en los centros docentes. Los porcentajes de los centros afectados por suspensión temporal de docencia presencial han oscilado entre el 7,94% del 1 de octubre de 2020 al 0,8% de centros a fecha 14 de diciembre de 2020.

En porcentaje acumulado, se ha suspendido la actividad docente presencial en un 4,28% de las 78.024 aulas que tiene el sistema educativo andaluz y los porcentajes de aulas suspendidas a la vez han oscilado entre el 0,70% del 1 de octubre de 2020, con un total de 553, al 0,07% de aulas el 14 de diciembre de 2020, con 61 de ellas con docencia suspendida. En este primer trimestre, el 1,07% del alumnado se ha visto afectado por el Covid y un 2,08% del profesorado.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*