Mientras el precio del aceite de oliva se mantiene estable, acuerdos con la distribución traen “esperanza” al sector

Tras conocer los datos publicados por la AICA, referentes al comportamiento del mercado durante el mes de enero, desde la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de Andalucía (UPA Andalucía), extraen su análisis de la evolución de la campaña de recogida de aceite de oliva.

La organización agraria destaca como positivo que se mantiene un buen ritmo de salidas de aceite de oliva algo más bajas que el mes anterior. Teniendo en cuenta una estimación de importaciones 18.000 t, las salidas han alcanzado en el pasado mes de enero las 130.000 toneladas.

Con referencia a otros datos extraídos del informe de la AICA, el aceite producido alcanza un acumulado en los cuatro primeros meses de campaña de 828.250 t en Andalucía, y de 1.103.700 t en España. Esto se traduce en que en el mes pasado se produjeron en España 351.900 t, de las cuales 307.250 t se recolectaron en Andalucía.

Atendiendo a los datos de entradas y salidas de aceite de oliva, las existencias totales a 31 de enero se situaron en las 1.103.173 t repartidas entre 822.214 t en almazaras, 233.769 t en envasadoras y refinerías, y 47.190 t en el Patrimonio Comunal Olivarero.

En cuanto a los precios que perciben los olivareros, desde UPA Andalucía remarcan que sigue siendo el caballo de batalla del sector. No obstante, son buenas noticias que las cotizaciones se mantengan al alza, aunque lo hacen de forma moderada. Así, en la semana del 1 al 7 de febrero, según POOLred, los precios en origen se han ubicado en los 2,70 €/kg para aceite de oliva virgen extra, 2,35 €/kg para virgen y 2,18 €/kg para lampante. Esto sitúa la media entre las tres categorías en 2,41 €/kg, una cifra que aún queda lejos de los 2,70 €/kg establecidos para el olivar tradicional, que es la producción mayoritaria en el sector, suponiendo el 70% de la superficie cultivada en España, de la que un 70% se encuentra en Andalucía.

Hablando de olivar tradicional, un modelo de producción que consideramos de los más importantes y sostenibles social, económica y medioambientalmente, desde UPA estamos de enhorabuena. Y es que esta semana se ha alcanzado un hito en las relaciones entre productores y distribución, y abre una puerta de esperanza y futuro para el mantenimiento del olivar tradicional. UPA ha firmado un acuerdo con una gran cadena de supermercados y una comercializadora de aceite de oliva para poner en el mercado una nueva gama de aceites de oliva virgen extra procedentes de explotaciones certificadas como olivar tradicional, que remunerará a los agricultores de manera justa, para contribuir con ello a su sostenibilidad.

“Desde UPA Andalucía, esperamos que esta iniciativa anime a otros distribuidores a seguir este ejemplo, no solo por la rentabilidad y el estatus que un comportamiento sostenible y comprometido puede reportar a nivel social y mediático, sino porque es una manera de actuar responsablemente y cumplir lo que marca la Ley de Cadena Alimentaria”, señala Miguel Cobos, secretario general de UPA Andalucía. Se espera que este sea un proyecto a largo plazo y que siente las bases para unas nuevas relaciones entre producción, industria y distribución, y que doten de estabilidad en la renta de los olivareros.

Recordamos que el nuevo marco legal de la Cadena Alimentaria obliga a los contratos entre productores e industria a reflejar precios que se sitúen por encima de los costes de producción. Con este acuerdo que se ha firmado, se fija un precio mínimo por kilo de aceite que recibirá el agricultor de manera que permita su rentabilidad. Se garantiza el precio para la comercialización de 1,5 millones de botellas de aceite de oliva virgen extra, lo que podrá beneficiar a 300.000 familias de este sector, la gran mayoría ubicadas en Andalucía. También es preciso remarcar, que los costes productivos del olivar tradicional son mayores que los del olivar intensivo o súper intensivo, pues no permite tanta mecanización, y necesita más mano de obra en la recolección, especialmente en zonas de sierra o montaña, con mayor inaccesibilidad. Justamente, esta es una de las razones por las que es tan importante su pervivencia como modelo productivo, porque crea empleo y fija población al territorio, además de por lo sostenible que es a nivel medioambiental, entre otros motivos.

Como en otras ocasiones a lo largo de la presente campaña, UPA Andalucía remarca que no hay argumentos reales que impidan que el precio del aceite de oliva se mantenga al alza, hasta alcanzar el justo y deseado precio por encima de costes. Si eso no ocurre, nuevamente, será fruto de la especulación pues, por un lado, la producción mundial está siendo menor, y la demanda crece, por tanto, se puede afirmar que todo el aceite que se produzca va a colocarse en el mercado. Por otra parte, en este último tramo de recolección, es preciso señalar que la calidad del aceite de oliva se ha visto algo resentida debido a los episodios de heladas que hemos vivido recientemente. Por tanto, el total de aceite de oliva virgen extra producido también se verá reducido, razón suficiente para que su valor se incremente en esta fase de la campaña.

Desde la organización agraria celebran una gran noticia para el sector, y es la aprobación ayer en el Consejo de Ministros del Real Decreto que desarrolla la aplicación del artículo 167 bis de la Organización Común de los Mercados Agrarios (OCMA) de la Unión Europea para posibilitar la autorregulación del mercado del aceite de oliva. Es una extensión de norma que los representantes del sector venían reclamando para este cultivo, que sufre alternancia de campañas con producciones altas, frente a otras de bajo rendimiento, causando a menudo gran volatilidad en los precios. Así, este decreto permitirá al MAPA la retirada obligatoria y temporal de producto, cuando se den situaciones de claro riesgo de desequilibrio en el mercado; siempre previa consulta a las Comunidades Autónomas y a los representantes del sector.

Por último, también hay que destacar la aprobación de otro decreto, el de modificación de la normativa básica que regula los paneles de catadores de aceite de oliva virgen. El objetivo es profundizar en su armonización y mejorar la formación de sus integrantes y la supervisión que se realiza de estos equipos, que serán autorizados en función de resultados. La norma introduce requisitos para la autorización de dichos paneles, que tendrán que ser designados por la autoridad competente y superar determinadas pruebas de aptitud de manera periódica. Además, los jefes de panel tendrán que cumplir nuevas exigencias, y se les exigirá acreditar un tiempo mínimo de experiencia que se recomienda de dos años. Además, se crea la Mesa de Jefes de Panel para favorecer la armonización de las actuaciones de todos ellos.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*