Ence generó desde Huelva en 2020 energía renovable suficiente para medio millón de personas

Planta de biomasa de Ence en la factoría de Huelva

La empresa Ence generó desde Huelva en 2020 energía renovable suficiente para las necesidades de más de medio millón de personas. Con tres plantas de generación eléctrica a partir de biomasa y 137 MW de potencia instalada, el complejo onubense puso en la red el 45,8% del total de la energía exportada por la compañía el año pasado.

Según la empres, el pasado año todas las plantas independientes de generación energética de Ence produjeron más de 1,4 millones de MWh de energía renovable a partir mayoritariamente de biomasa.

La compañía colaboró el año pasado de esta forma a garantizar a la sociedad un suministro esencial como es la energía eléctrica, “algo fundamental en la situación de crisis sanitaria que vivimos, y en la que el correcto funcionamiento de hogares, centros médicos y asistenciales es más importante que nunca”, señalan desde Ence.

Para garantizar la continuidad del suministro eléctrico, y con el foco puesto en la seguridad de sus personas, Ence puso en marcha el pasado 24 de febrero un estricto protocolo de seguridad frente al virus que “está siendo determinante para mantener la actividad y conseguir este objetivo”.

En sus biofábricas de celulosa de Navia y Pontevedra Ence produjo más de 800.000 MWh de energía renovable a partir de biomasa y lignina. La compañía cuenta con una potencia instalada de 112 MW en sus plantas de celulosa, y con una capacidad de producción anual de 900 GWh, que las convierte en autosuficientes, aportando a la red eléctrica el excedente de producción.

Por su parte, la energía producida en todas las plantas independientes de la compañía ascendió a más de 1,4 millones de MWh. La compañía consumió el año pasado cerca de 1,5 millones de toneladas de biomasa procedente fundamentalmente de actividades agrícolas que, de otra forma, hubieran sido quemadas en el mismo campo, perdiéndose su valor energético y provocando un problema ambiental.

Además, el aprovechamiento energético de todos los restos forestales y agrícolas del entorno de las plantas de Ence supone un alto impacto social en términos de dinamización económica y empleo. Según los datos de la Asociación de empresas de Energías Renovables (APPA), cada megavatio instalado para biomasa sostiene 30 puestos de trabajo entre directos, indirectos e inducidos, lo que eleva el impacto social de la actividad energética de Ence hasta los 7.980 empleos en España.

En 2021, la compañía sigue avanzando con su plan de crecimiento en energías renovables, en el que va a desarrollar proyectos de biomasa que sumarán otros 140 MW más. En concreto, los proyectos en marcha son para cuatro plantas de producción de energía eléctrica a partir de biomasa agroforestal en Almería, Ciudad Real y Córdoba. A ello se añadirán 240 MW en cuatro plantas fotovoltaicas en Huelva, Sevilla y Jaén.

Ence asegura estar comprometida con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas y con los objetivos establecidos a nivel nacional e internacional para luchar contra el cambio climático. En este sentido, la compañía “trabaja intensamente para colaborar en la necesaria recuperación verde tras la pandemia, que debe marcar las políticas de inversiones europeas en los próximos años”.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*