Nuevo alumbrado en la Plaza de las Monjas con cámaras de videovigilancia para reforzar la seguridad

No graban imágenes, pero detectan objetos

Instalación de nuevo alumbrado en la Plaza de las Monjas

La Plaza de las Monjas contará con un nuevo alumbrado para reforzar la seguridad ciudadana que incluye cámaras de videovigilancia para integrarlo todo en un sistema con aplicaciones enfocadas a la intervención y prevención de situaciones de riesgo.

La concejala de Hábitat Urbano e Infraestructura del Ayuntamiento de Huelva, Esther Cumbrera, ha anunciado que “vamos a aprovechar la modernización del alumbrado de la Plaza de Las Monjas para reforzar la seguridad ciudadana a través de la tecnología”.

La intención del Ayuntamiento es utilizar la iluminación y la tecnología “para colaborar en el objetivo prioritario de garantizar la máxima seguridad en la ciudad”. Un propósito, explica, que “pretendemos reforzar a través de la regulación de las luminarias, empezando por un espacio como la Plaza de Las Monjas, muy versátil para la celebración de todo tipo de eventos, que además concentra a un gran número de personas de manera habitual, convirtiéndola en el espacio idóneo para estrenar esta tecnología en la ciudad”.

Las nuevas luminarias permiten aplicaciones como aumentar la seguridad ciudadana con luz 100% blanca antipánico para visibilizar, por ejemplo, rutas de evacuación, y al mismo tiempo proporcionar luz ornamental adaptando el perfil de color para eventos que requieran intimidad. Además, los dispositivos incluyen también otros elementos como cámaras inteligentes de videovigilancia, que no graban imágenes, y por tanto preservan la intimidad de las personas, pero detectan objetos, diferenciando entre personas, animales, vehículos… con grandes posibilidades para el control de aforos, que tan importante se ha revelado en la crisis sanitaria actual, pero también el flujo de personas.

Estas cámaras incorporan Inteligencia Artificial para establecer, por ejemplo, un perímetro de seguridad donde cuantificar los movimientos de entrada y salida (reconocimiento de rutas de peatones) y detección del movimiento de las personas, para controlar por ejemplo estampidas; pueden incrementar la luz al máximo para facilitar la actuación de los servicios policiales o de emergencia en una situación crítica, o marcar itinerarios de evacuación.

En apenas unos días, porque ya se está trabajando en la Plaza de las Monjas, “contaremos con un alumbrado público que permite una iluminación total y nítida en sólo un segundo, pasando de una tonalidad tenue a una blanca, luminosa y especialmente intensa en un instante para poder reaccionar ante cualquier eventualidad” añade Esther Cumbrera.

Además, la concejala insiste en que “el sistema permite el control del aforo, incluso improvisar un plan de evacuación, con luces que se pueden ir encendiendo selectivamente, iluminando calles concretas para dirigir a las personas, estableciendo recorridos mediante determinados itinerarios”.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*