Cómo compensar las pérdidas de la pandemia en la presentación del impuesto de sociedades

Pérdidas, pérdidas y más pérdidas. Esta ha sido la realidad de las pymes españolas, en especial durante los meses más duros de la pandemia. Fotografía: Freepik

Las empresas tienen de plazo hasta el 21 de julio para domiciliar el impuesto de sociedades y hasta el día 26 para hacer el registro. En este contexto, aquellos que se salieron del mercado con pérdidas, se preguntan si pueden compensar estas pérdidas financieras por otras vías, como la fiscal.

Yannick Charton, socio fundador de Valio Consulting, señala que, a pesar de lo recomendado por la Unión Europea, “no será posible compensar las pérdidas con el beneficio de 2019.”

Pérdidas, pérdidas y más pérdidas. Esta ha sido la realidad de las pymes españolas, en especial durante los meses más duros de la pandemia. Con el cierre del año en términos económicos con el pago del impuesto de sociedades, empiezan las maniobras para intentar paliar estas situaciones y compensar estas pérdidas.

Los períodos de inactividad de las empresas han provocado unos agujeros enormes en sus contabilidades, y en ciertos sectores, la progresiva vuelta a la normalidad a trompicones de la actividad económica ha evitado que puedan recuperar esas pérdidas por la vía del beneficio económico.

Según un informe del Colegio de Economistas sobre el impacto de la pandemia en las pymes, el 52,6% de estas empresas redujo sus ventas en 2020, el 26,1% consiguió mantenerlas y un 21,3% las aumentó, aunque las previsiones para la segunda mitad del 2021 mejoran con el avance de la vacunación.

En este sentido, Charton señala que “las pérdidas han sido sufragadas por los ICO”, que han sido el “salvavidas al que se han agarrado” estas empresas durante el duro año.

Sin compensación de pérdidas

Durante los últimos meses, se ha planteado la posibilidad de compensar las pérdidas de la pandemia con los beneficios de 2019. “Así lo recomendó en mayo la Unión Europea en un informe reciente, donde pedían a los estados miembros que se devolviera el equivalente a los impuestos pagados en el año anterior”, apunta el experto.

Esta medida, tal y como señala el experto, “iba encaminada a ayudar a las empresas que se han visto más perjudicadas por el impacto de la Covid”, ya que dejaría fuera pymes que han caído “por causas estructurales y ajenas”.

“De este modo, las empresas podrían recibir el dinero inmediatamente, en el momento de mayor urgencia”, apunta el experto. Sin embargo, no se ha decidido impulsar esta medida, aunque la compensación de pérdidas es una figura que ya existe. “Es posible compensar las pérdidas con las ganancias de años siguientes”, explica Charton.

Mediante esta herramienta las empresas pueden compensar pérdidas en la declaración de los siguientes 15 años. “Esto genera un problema, porque habrá empresas que no podrán compensar las pérdidas en el año siguiente porque están especialmente afectadas por la situación y la recuperación es más lenta”, advierte el experto.

Novedades del ejercicio

El experto apunta a que el nuevo ejercicio también incluye alguna novedad respecto al año pasado. “Se aplicará una reducción del plazo para deducir el deterioro de los créditos por riesgo de insolvencia”, apunta Charton, quien añade que esta medida impactará a empresas “cuya dimensión sea reducida”“Podrán disminuir el plazo de impago de los créditos de seis a tres meses para deducírselo”, explica.

Además, después de una sentencia del Tribunal Supremo, desde el 2021 los intereses de demora serán deducibles”, independientemente del ejercicio que sean. Por otro lado, no se podrán deducir donativos ni libertades “si no tienen relación con los ingresos” y se introducen beneficios fiscales en sectores como la automoción, entre otros.

 

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*