Herederos menores de edad: ¿Cómo proteger su patrimonio sin perderlo?

La aceptación de la herencia de los herederos menores de edad es siempre a beneficio de inventario para evitar tener que hacer frente a las deudas superiores a la herencia recibida de la persona fallecida

La elaboración de un testamento es un proceso importante y que tiene como finalidad buscar la protección del patrimonio y de sus herederos. En varias ocasiones sucede que la persona que ha fallecido decide dejar sus bienes en herencia a un familiar menor de edad. No obstante, en estos casos las libertades son más escasas que cuando el heredero tiene más de dieciocho años.

Representación del menor

«Normalmente, los padres son los que se encargan de representar al menor, debido a la patria potestad. Sin embargo, los menores también pueden contar con la figura del tutor legal para que supervise y vele por su seguridad jurídica, en caso de que ambos padres fallecieran,», asegura Abel Marín abogado y socio de uno de los principales bufetes del país, Marín & Mateo Abogados, y autor del libro «Protege tu herencia».

Es muy aconsejable, que los progenitores especifiquen en el testamento o un documento notarial quien consideran que debe emplear esa función. Además, no solo se hará cargo de administrar la herencia, sino que también tomarán decisiones relacionadas con aspectos de la vida y el desarrollo personal del menor.

«En caso de que el heredero menor de edad consideré que no se está haciendo una administración correcta de la herencia por parte de su tutor legal, un juez podrá incluso llegar a nombrar a un administrador para que remplace su función», puntualizan desde Marín & Mateo Abogados.

Evitar deudas del heredero

Uno de los factores que se debe considerar a la hora de elaborar una herencia es que los menores de edad tienen la posibilidad de aceptar la herencia a beneficio de inventario. Abel Marín, explica que «para llevarlo a cabo se valoran las deudas y los bienes de la persona fallecida y a partir de aquí se decide si se acepta la herencia o no. Esta opción tiene la finalidad de proteger al menor y que no tenga que hacer frente a impagos de posibles deudas».

En caso de optar por renunciar a la herencia, un juez será el encargado de autorizar la decisión. La finalidad es proteger al menor y que el progenitor o el tutor legal tome decisiones en su nombre, pero siempre bajo la supervisión de la ley.

Además de la figura de tutor legal, o los padres por ostentar la patria potestad, en muchos casos es necesaria el nombramiento del Defensor Judicial. Esta figura jurídica es necesaria cuando el menor concurre en la herencia con su propio representante (tutor o progenitor), es decir, cuando hay conflicto de intereses.

Si el tutor legal del menor no realiza una administración correcta de la herencia, un juez puede designar a un administrador para remplazarlo.

.

Abel Marín Riaguas, abogado socio del bufete Marín & Mateo Abogados de Valencia y autor del libro «Protege tu herencia»

 

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*