La mediana empresa bate récords en optimismo: dos de cada tres directivos confían en el futuro

Cerca de la mitad de las compañías (48%) confían en lanzarse a competir al mercado internacional en los próximos meses

La mediana empresa española incrementa su optimismo, esperando mejorar sus ingresos y rentabilidad, apostando además por la internacionalización, lo que demuestra su resiliencia ante un contexto internacional y económico cambiante, que continúa todavía marcado por los conflictos bélicos, en el plano financiero, por la esperada decisión del Banco Centro Europeo (BCE) de bajar, aunque sea de manera moderada, los tipos de interés, y a lo que se suman las tensiones geopolíticas y citas electorales como las recientes elecciones al Parlamento Europeo o los comicios estadounidenses, en noviembre. Estos son algunos de los aspectos en los que profundiza la última edición del estudio International Business Report (IBR) de Grant Thornton y correspondiente al primer trimestre de 2024, un informe que analiza las previsiones y preocupaciones de las empresas del middle-market tanto de nuestro país como a nivel global.

Según el estudio elaborado por Grant Thornton, el 64% de las empresas de pequeña y mediana capitalización españolas son optimistas con respecto a su futuro, un porcentaje que ha experimentado un notable avance de 14 puntos con respecto al dato del último semestre del año pasado y es el más elevado desde el segundo trimestre de 2018.

Nuestros empresarios se muestran, por tanto, confiados con el porvenir de sus compañías en los próximos meses. Unas conclusiones que van en línea con la tendencia alcista de la economía española en que, a tenor de algunos de los principales datos macroeconómicos que se han conocido en las últimas semanas, está resistiendo mejor de los esperado los embistes internacionales. Así, en medio de una clara ralentización en Europa, el Producto Interior Bruto (PIB) nacional creció un 2,5% en 2023, según los últimos datos del INE, un repunte cinco veces superior al de la media de la zona euro y el más elevado entre las principales economías europeas, mientras que la OCDE mejora en tres décimas el crecimiento de España para este año, situándolo en el 1,8%. Estas cifras contrastan con la contracción de los países del Norte de Europa que ven como sus economías se estancan, en contraposición con las del Sur, con Alemania al borde de la recesión técnica.

Es destacable que, a pesar de que el contexto siga estando caracterizado por la incertidumbre, con procesos electorales en numerosos países y el desafío de la inflación y los tipos de interés, los líderes empresariales muestren un mayor optimismo, aupado por unas grandes perspectivas de exportación, el aumento de ingresos y la rentabilidad, así como la capacidad de inversión.

Para Ramón Galcerán, presidente de Grant Thornton en España, “los últimos resultados del estudio IBR ponen de manifiesto la resistencia de la economía tanto a nivel global como local, pese al contexto internacional delicado que vivimos y al desgaste económico que están sufriendo algunos países clave, como es el caso de Alemania, en el marco de la Unión Europea. Los líderes empresariales de nuestro país han sabido adaptarse a un escenario geopolítico y financiero cada vez más complejo y cambiante, siendo capaces de aumentar su optimismo respecto al futuro más inmediato y sus perspectivas de facturación y rentabilidad”. Galcerán ha añadido que: “En un mundo globalizado y tan competitivo como el que tenemos, es fundamental anticiparse a las necesidades de inversión para garantizar la competitividad de las compañías. Por ello, los empresarios, teniendo en cuenta la mejora de los beneficios, están centrando sus esfuerzos inversores en la apuesta por la innovación para no quedarse atrás”.

El optimismo también crece a nivel internacional y se modera en el conjunto de la Unión Europea

A nivel internacional, y a pesar de que las previsiones indican que el crecimiento del PIB mundial se mantendrá por debajo de las medias históricas, el optimismo ha aumentado un punto, de modo que dos de cada tres empresarios confían en el futuro de sus empresas. Una percepción que también se refleja en las expectativas de resultados, ya que el 62% de los encuestados esperan mejorar sus beneficios y el 61%, sus ingresos.

Estas perspectivas tan positivas pueden deberse al alto porcentaje de directivos que esperan aumentar su inversión en tecnologías de la información (cinco puntos más, hasta el 66%) y al número récord de encuestados que confían en incrementar el presupuesto dedicado a investigación y desarrollo (tres puntos más, hasta el 55%) para ganar cuota de mercado en una economía global plana. Los líderes de las compañías se ven abocados a tomar decisiones de inversión adecuadas para asegurarse de que sus competidores, o sus clientes, no les dejan atrás. Confiar en lo que siempre ha funcionado en el pasado puede que ya no sea suficiente si la IA produce la transformación que auguran los expertos.

En contraposición, el IBR pone de manifiesto que las previsiones en la Unión Europea son sensiblemente más moderadas, ya que poco más de la mitad de las empresas comunitarias (53%) son optimistas en cuanto al futuro. No ayudan a aumentar las expectativas datos como los publicados recientemente por Eurostat y que indican que los países comunitarios no lograron corregir su déficit durante el 2023, situándose en el 3,5%, una cifra una décima superior a la obtenida el pasado año. Del mismo modo, el panorama económico en Alemania, la principal economía europea, que sufrió una contracción del 0,3% de su producto interior bruto (PIB) en 2023 y cuyas perspectivas no son muy halagüeñas para este año, parece estar contagiando al resto de mercados de la Unión. De hecho, recientemente, Funcas indicaba que “la economía de la eurozona está creciendo menos por la fuerte dependencia y la interconexión que hay entre Alemania y otros países como Francia e Italia”.

El 57% de los directivos españoles espera aumentar sus ingresos y mejorar su rentabilidad

El International Business Report, elaborado por Grant Thornton, también señala que las medianas y pequeñas empresas de nuestro país confían en mejorar sus resultados en los próximos doce meses. Es el caso de las expectativas de ingresos, que aumentan en este primer trimestre del año en tres puntos hasta alcanzar el 57%.  Por otra parte, el estudio elaborado por la consultora indica que cerca de la mitad de las compañías de nuestro país (49%) espera incrementar su rentabilidad, una cifra que ha mejorado en un punto con respecto al segundo semestre de 2023.

“La presente edición del IBR nos da una radiografía muy esperanzadora sobre el futuro más inmediato del tejido empresarial de las compañías de pequeña y mediana capitalización en España. La previsión de aumento de la facturación y beneficios es una excelente noticia, en tanto que dota a nuestras empresas de una mayor solidez financiera que les permitirá, entre otros, incrementar la capacidad de contratación, de internacionalización o de inversión, volviéndose más resilientes y competitivas. Sin duda, nos hace mejor como país y nos sitúa en una posición privilegiada”, celebra Álvaro Fernández, Socio de Auditoría de Grant Thornton.

La mitad de las empresas españolas quieren lanzarse a competir en nuevos mercados internacionales

A pesar del contexto internacional cambiante, uno de los indicadores que han arrojado datos más positivos, en esta oleada del International Business Report, han sido las previsiones de exportación; en tanto que crecen en once puntos en este primer trimestre del año y, es más, cerca de la mitad de las empresas españolas (48%) esperan lanzarse a competir a nivel internacional en los próximos meses.

Esta expectativa internacional empieza a vislumbrarse en la cifra de exportaciones. Según los datos del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo las exportaciones de mercancías españolas alcanzaron los 383.700 millones de euros en 2023, el segundo mejor año de la serie histórica. Unas cifras que demuestran que el comercio exterior continúa siendo una de las principales palancas de crecimiento económico y generación de empleo en nuestro país. En los próximos meses, habrá que ver cómo afectan las tensiones en la cadena de suministro y los problemas en el Mar Rojo, con el ataque de los hutíes a los buques mercantes, a las exportaciones y el comercio global en general.

Las perspectivas registradas en nuestro país son especialmente notables, ya que en este caso están por delante de la tasa global (46%) y de la media de la Unión Europea (37%), unas expectativas que también han mejorado con respecto a la última entrega del informe.

“La internacionalización es una palanca sustancial de crecimiento para las empresas del middle-market español. El informe desarrollado por Grant Thornton refleja una tendencia clara: la buena evolución de la economía junto con una mejora en las perspectivas de crecimiento de los negocios hace que los directivos empresariales se marquen como uno de los principales objetivos la exportación y el desarrollo de sus compañías fuera de nuestras fronteras. Este pensamiento demuestra que nuestros empresarios van más allá y no se detienen ante el entorno disruptivo y transformador que estamos viviendo. Cabe recordar que, la buena posición de la que gozan las empresas de pequeña y mediana capitalización en nuestro país les permite reaccionar de manera más ágil ante las oportunidades y superar los retos actuales con el fin de lograr mayor crecimiento en el extranjero”, apunta Ramón Galcerán, presidente de Grant Thornton en España.

Los líderes empresariales apuestan por la inversión en innovación y tecnología para garantizar la competitividad

Las buenas expectativas tienen su lógico reflejo en las inversiones que prevén las compañías, que son especialmente relevantes en materia de innovación, tal y como refleja el estudio elaborado por Grant Thornton. Así, una de cada dos empresas españolas espera invertir en I+D en los próximos doce meses, la tasa más alta de los últimos años y que se incrementó en doce puntos con respecto a la última edición del estudio. Además, más de la mitad (53%) tienen previsto en invertir en tecnología, una intención que tampoco han dejado de crecer en las últimas entregas. En este sentido, el desarrollo de la IA y su impacto potencial en los negocios es imparable, por lo que no es de extrañar que los líderes empresariales estén optando por invertir en esta área potencialmente transformadora.

“La innovación se ha convertido en el gran caballo de batalla de la práctica totalidad de las compañías. Los directivos del middle-market español no son ajenos al gran cambio de paradigma tecnológico que estamos atravesando debido, principalmente, a la irrupción de la Inteligencia Artificial. Conscientes de que la próxima carrera por la competitividad se juega en el campo de la innovación, la gran mayoría de las empresas prevén aumentar sus inversiones en tecnología para no quedarse atrás frente a las compañías estadounidenses y asiáticas, que lideran el desarrollo tecnológico”, recuerda Álvaro Fernández, Socio de Negocio e Innovación de Grant Thornton.

Más allá de la innovación, el International Business Report refleja que el 44% de las compañías confían en llevar a cabo decididas inversiones en instalaciones y espacios de trabajo, una opinión que se ha incrementado 16 puntos con respecto al segundo semestre de 2023, mientras que cuatro de cada diez llevarán a cabo desembolsos en lo que se refiere a maquinaria.

En cuanto a empleo, el informe elaborado por la consultora señala que las perspectivas de incrementar las plantillas han crecido en cinco puntos hasta suponer el 43% de las compañías. Del mismo modo, han aumentado las intenciones de incrementar los salarios, en dos décimas, hasta el 18%, lo que en su conjunto denota el buen momento por el que atraviesa el tejido empresarial español.

Cae la preocupación por la incertidumbre económica y la excesiva regulación, como dos de las principales limitaciones para el desarrollo de las compañías

El International Business Report de Grant Thornton profundiza también en aquellos escollos que identifican los empresarios españoles y a nivel global para el desarrollo de sus negocios. Así, en esta oleada, la incertidumbre económica se ha reducido notablemente, en cuatro puntos, preocupando al 49% de los empresarios encuestados. La consideración como barrera de la excesiva regulación y los trámites administrativos también ha disminuido, esta vez en diez puntos, siendo una preocupación para el 44% de los directivos. Asimismo, ha caído considerablemente, en seis puntos, los costes energéticos, que afecta al 46% de las compañías, y la disponibilidad de personal cualificado, que ha pasado del 50% al 47% de los directivos.

En lo que se refiere a las posibles barreras que sí han aumentado, se encuentran la preocupación en cuanto a los costes laborales (47%, que empeoró en cinco puntos), la escasez de financiación (41%, tres puntos más), y la infraestructura de transporte (36%, dos puntos más).

La tasa de optimismo de las empresas de nuestro país ha aumentado 14 puntos y es la más elevada de los últimos años

La resistencia de la economía se traduce en el número de empresarios que confía aumentar sus ingresos (57%) y su rentabilidad (49%)

La mitad de los directivos de nuestro país prevé invertir en I+D o en tecnología en los siguientes meses, la cifra más alta de los últimos años

En cuanto a barreras para el desarrollo de los negocios, la incertidumbre económica y la excesiva regulación han caído considerablemente

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*