Los tres rejoneadores salen a hombros en el cierre de Colombinas 

Destacaron Diego Ventura y Andrés Romero en el segundo de sus lotes 

Los tres rejoneadores salieron a hombros.
La corrida de rejones, con plaza casi llena, cerró un año más los festejos taurinos de Colombinas en la que triunfaron Andy Cartagena, que cortó una oreja en cada uno de sus toros; Diego Ventura, oreja y dos orejas; y, finalmente, el onubense Andrés Romero con vuelta al ruedo y dos orejas. Los tres rejoneadores salieron a hombros.
Buena la tarde de Andy Cartagena.
Buena la tarde de Andy Cartagena.
Los toros de Los Espartales no ayudaron mucho al lucimiento, yendo de más a menos por su escasa fuerza al final de cada lidia. Destacó el quinto con el que Diego Ventura pudo lucirse entrando al quiebro y llevando al astado toreado de costado haciendo el giro por los adentros que tanto gusta a sus seguidores.
Diego Ventura entusiasmo con su buena cuadra a los aficionados al caballo.
Diego Ventura entusiasmo con su buena cuadra a los aficionados al caballo.
La tarde ha sido entretenida pero los caballeros han pecado de lucir más la buena doma de sus caballos que de torear, quitando ese quinto de la tarde en que se lució Diego Ventura y logró levantar al público de sus asientos.
En que cerraba plaza, Andrés Romero no se lo pensó mucho y clavó un buen tejón nada más salir el toro de los chiqueros. Necesitaba las dos orejas para poder acompañar en la salida a hombros a sus compañeros de cartel y arriesgo todo lo que pudo y más.  Bastó el rejón de muerte para que se echara el animal y el público quiso apoyarle para que estuviera a la altura de sus compañeros porque, en realidad, la faena a su segundo lo merecía.
El onubense Andrés Romero brindó el toro a los empresarios de La Merced.
El onubense Andrés Romero brindó el toro a los empresarios de La Merced.
La corrida de rejones ha sido larga, casi dos horas y media larga de festejo. Y todos los caballeros ha sacado a casi toda la cuadra con lo cual se ha podido comprobar las excelencias y características de cada caballo. Algo que gusta mucho a los buenos aficionados que hay en Huelva al arte ecuestre.
Todas las faenas han sido muy simétricas y, aunque hace mucho menos calor que las tardes anteriores, el público no acaba de entregarse plenamente con el esfuerzo de los tres rejoneadores por agradar. Hasta que llegó el quinto y ese Andrés Romero, ansioso de triunfo, que a la postre fue quien mejor toreo a caballo, tanto en los rejones de castigo, banderillas largas y las tres cortas.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*