Opinión



Oleada de reacciones contra el proyecto de Gas Natural en el entorno de Doñana tras el inicio de las obras

Piden su paralización, advirtiendo de la pérdida de empleo y del impacto ambiental

El proyecto ha causado gran polémica por plantearse en el entorno del Parque Natural

El inicio de las obras de perforación del proyecto de almacén y extracción de gas en el entorno del Parque Nacional de Doñana por parte de Gas Natural ha provocado este martes numerosas reacciones de partidos políticos y ecologistas que piden la “inmediata” parada de las obras y auguran consecuencias “muy graves” para el Parque Natural si se acomete el proyecto.

El responsable de Política Institucional de Izquierda Unida en Huelva, Francisco Javier Camacho, ha sido el primero en salir a la palestra, asegurando que “tras el proyecto de Gas Natural para convertir el subsuelo de Doñana en una enorme bombona de gas están las manos derecha e izquierda de Felipe González por sus vinculaciones con esta compañía” y ha advertido que “los graves daños medioambientales y para la agricultura y el turismo de estas acciones ponen en riesgo más de 10.000 empleos en la provincia de Huelva, además de que perdamos importantes ayudas de la Unión Europea”.

Camacho ha señalado este martes en rueda de prensa que “el inicio de los graves trabajos de perforación con los que la empresa Gas Natural pretende convertir el subsuelo de Doñana en un gigantesco almacén de gas debe ser detenido, porque nos encontramos ante una nueva amenaza directa al valioso entorno y al propio Parque Nacional de Doñana, que va a poner en jaque la economía de Huelva por la pérdida de miles de puestos de trabajo que va a acarrear”.

El representante de Izquierda Unida recuerda que se trata de “un macroproyecto que ha sido presentado por Gas Natural cuarteado en cuatro partes, con lo que ha logrado que la Junta de Andalucía le conceda la Autorización Ambiental Unificada (AAU) y la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) a tres de los cuatro”. Este lunes, ha indicado, ha empezado a ejecutarse uno de ellos, bajo la denominación de Marismas Occidental.

Iniciativa parlamentaria

Camacho anuncia que IU llevará al Parlamento Andaluz una iniciativa para que se paralicen y se revisen por parte de la Consejería de Medio Ambiente estas autorizaciones, “ya que estas obras suponen un daño y un riesgo evidente para el Parque Nacional de Doñana y su valioso entorno, al afectar directamente a la Reserva Mundial de la Biosfera que es Doñana”. Por ello, apunta Camacho, “le pedimos a la Junta de Andalucía que sea coherente si de verdad mantiene su posición de que el Estudio de Impacto Ambiental debe ser unificado y no cuarteado”. Camacho señala que Gas Natural, a estas alturas, no ha presentado ningún estudio geológico a los que está legalmente obligada, según la propia DIA, “siendo ésta otra irregularidad añadida”.

Camacho ha mostrado este martes su contrariedad por el inicio de la obras
Camacho ha mostrado este martes su contrariedad por el inicio de la obras

Camacho apela al Gobierno andaluz y al Gobierno central en funciones “para que entiendan que las actuaciones de Gas Natural van a suponer una serie de graves daños para los sectores turístico, agrícola y de servicios, y a la imagen de nuestra provincia”. Por ello, Izquierda Unida exige al Gobierno central que retire a este proyecto la declaración de interés general que le concedió, y al de la Junta de Andalucía que revise las autorizaciones que le ha dado y considere este “macroproyecto” de Gas Natural “como lo que en realidad es, una gran agresión directa al corazón de Doñana”.

Procedimiento de infracción

Camacho recuerda además que actualmente se está tramitando en el Parlamento Europeo un Procedimiento de Infracción por el proyecto de Gas Natural, “después de que yo mismo defendiera ante el Comité de Peticiones del Parlamento Europeo, el pasado mes de julio, la urgente intervención de las autoridades comunitarias para paralizar cautelarmente el proyecto de Gas Natural”. Camacho destaca que en aquella comparecencia el Partido Popular, “en un hecho sin precedentes”, permitió la comparecencia de la propia empresa.

“Las administraciones competentes, Gobierno Central y Junta de Andalucía, están actuando en beneficio de la empresa y dejando de lado la defensa del medio ambiente, del resto de sectores económicos y de la población de nuestra provincia, al permitir que Gas Natural haya podido empezar ya sus obras de perforación“. En opinión de Camacho, ambas administraciones “están siendo débiles con los fuertes y fuertes con los débiles”. Ante ello, el representante de IU reclama al Comité de Peticiones que “se apresure a enviar a Huelva una delegación del Parlamento Europeo para que logremos paralizar este proyecto”. Según Camacho, “el escandaloso proceso de autorización a Gas Natural, por la inmensa importancia que tiene Doñana, puede convertirse en un conflicto de repercusiones internacionales si Gas Natural consigue finalmente llevar a cabo sus pretensiones”.

Ferrera asegura que la Junta se opone a los subproyectos dentro de Doñana
Ferrera asegura que la Junta se opone

PSOE en contra del proyecto

Por su parte, el parlamentario andaluz y secretario de Organización del PSOE de Huelva, Jesús Ferrera, ha asegurado que los socialistas, al igual que la Junta de Andalucía, “estamos en contra del proyecto que Gas Natural pretende desarrollar en Doñana” y ha exigido al Gobierno en funciones del PP que “explique el interés por dividirlo en cuatro partes”.

El dirigente socialista ha aseverado que la Consejería de Medio Ambiente no avala este proyecto, “que forma parte de una mentira más y de unos intereses del Gobierno en funciones, con la connivencia y la complicidad del PP de Huelva, en otorgar una autorización a un proyecto que para que fuera menos escandaloso han tenido la osadía de subdividirlo en cuatro subproyectos, porque saben que hay una parte que afecta al parque y otra no”. En esta línea, Ferrera ha especificado que “a la parte que está fuera de la reserva, si la Junta se negara a dar una Autorización Ambiental Unificada (AAU) estaría prevaricando, ya que no hay argumento legal para no autorizar lo que se ajusta a la ley”. En este sentido, ha aclarado que si el Ministerio de Industria hubiera presentado el proyecto como uno solo, “no como cuatros trozos, “no obtendría el permiso de la Junta”.

Este proyecto no va salir porque es inviable, ya que la Junta se ha opuesto a los subproyectos que discurren dentro del parque y que hacen inviable al conjunto

De todas formas, el dirigente socialista ha afirmado que este proyecto “no va salir” porque es “inviable”, ya que la Junta de Andalucía “se ha opuesto a los subproyectos que discurren dentro del parque y que hacen inviable al conjunto”. En este sentido, El PSOE ha garantizado el “no rotundo” a ninguna obra dentro del espacio natural de Doñana y que este proyecto no se va a ejecutar “y así son conscientes por parte de la empresa, que está pidiendo a la administración autonómica una responsabilidad patrimonial de 320 millones de euros por su oposición a que se realice este proyecto dentro del parque”.

“Caos gasístico”

Mesa de la Ría también se ha pronunciado al respecto, y ya ha anunciado que pedirá a la Unión Europea (UE) que inspeccione “con urgencia el caos gasístico en Doñana”, solicitando en Bruselas que se acelere la visita de europarlamentarios al parque natural. Además, ha solicitado una reunión con el consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía, José Fiscal, ante “la previsible perdida del Patrimonio de la Humanidad”.

Mesa de la Ría ha instado en un escrito a la Unión Europea a que deje “la burocracia del expediente de petición y tome medidas urgentes porque Doñana no es un parque industrial, ni un almacén de gas”. En su opinión, “no es de recibo que ahora Gas Natural proyecte 5,2 kilómetros de gaseoductos dentro de zonas protegidas LIC,s en pleno Doñana, ni pueda ser autorizado por la Junta de Andalucía”.

Mesa de la Ría denunció en 2013 a la Comisión de Peticiones de Bruselas y a la Defensora del Pueblo Español Soledad Becerril el proyecto de Gas Natural y el almacenamiento que Repsol “está realizando desde hace años en la costa frente a Doñana”.

Este colectivo considera que Doñana “no puede convertirse en un parque energético”, por lo que ha hecho hincapié en su denuncia de que el Gobierno español y la propia Junta de Andalucía “están favoreciendo semejante tropelía, convirtiendo a Huelva y su provincia en el salvaje oeste ambiental español”.

Vulneración de las leyes

Por su parte, las organizaciones ecologistas han exigido al Gobierno central y a la Junta de Andalucía la paralización cautelar de las obras de almacenamiento de gas natural, por considerar que el proyecto “vulnera las leyes de protección de la naturaleza” y denuncian que en caso de consumarse, “transformaría el parque en un complejo industrial”.

Los ecologistas explican que el proyecto se dividió en cuatro partes: Marismas Occidental, Marismas Oriental, Saladillo y Aznalcázar, con el objetivo de “evitar que se evaluara el impacto ambiental conjuntamente, tal y como obliga la Directiva Europea de Evaluación Ambiental”. Actualmente, el proyecto cuenta con el visto bueno de los ministerios de Industria y Medio Ambiente en la sección de ‘Marismas Occidental’ y con los permisos de la Junta de Andalucía en las de ‘Marismas Occidental’ y ‘Aznalcázar’. De este modo, las organizaciones ecologistas lamentan que solo la sección de ‘Marismas Oriental’ ha recibido la negativa por parte de la Junta.

Según los ecologistas, las obras consisten en la instalación de 70 kilómetros de gasoductos, la apertura de 16 pozos de extracción de gas y la utilización del subsuelo como “almacén permanente de gas”. De igual modo, avisan de que la ejecución de este proyecto supondría “la transformación y la desnaturalización del espacio natural más emblemático de España” y añaden que su desarrollo “incrementaría los riesgos para la población, para el acuífero y para todo el ecosistema de Doñana”.

Advierten, por último, que la Unesco, el organismo internacional que vela por la protección de Doñana como Patrimonio de la Humanidad, ha mostrado “en diversas ocasiones” su preocupación sobre los proyectos de gas. Las obras, además, irían “totalmente en contra” a lo acordado en la pasada Cumbre de París contra el cambio climático, “ya que se apostaría por energías sucias”.

El consejero de Medio Ambiente, José Fiscal, comparecerá este miércoles, a petición propia, en la Cámara andaluza para explicar la postura de la Junta sobre este tema.

Declaraciones de Francisco Javier Camacho:

Declaraciones de Jesús Ferrera:

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*