El efecto díscolo de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos terminará afectando a la economía mundial

Esperamos que el saludo con el puño en alto y cerrado del nuevo presidente de los Estados Unidos no sea presagio de nuevas aventuras que rompan el bloque occidental.

Cada día Donald Trump nos brinda un pantochada nueva, exhibiendo desde la mesa presidencial del despacho oval de la Casablanca decretos tras decretos que se lo van tirando luego los jueces. Pero aún siendo esto muy importante, porque revela un gobierno en base a la improvisación, hay ya daros que causan alarman mientras este señor siga al frente de la Presidencia de los Estados Unidos.

No es normal que mediante un tiwtter el primer ministro de Suecia, ante unas manifestaciones en la misma red social de Trump dando por hecho un atentado en dicho país, contestará desmintiendo dicha información y preguntándole “Si se sabía fumado algo”. Esto entre mandatarios de países desarrollados.

Pero es que también la ha tomado contra París el señor Trump, al volver a afirmar en la misma cuenta personal que mantiene en Trump que ·”París ya no es París”. Lo que ha obligado al presidente de la República francesa a contestarle con mucha carga de dureza.

Si a todo ello unimos que ataca a sus propios servicios de seguridad de Estados Unidos, como el FBI, o la mayoría de los medios de comunicación americanos, el cóctel no puede ser más explosivo.

Pues lo que acontezca en los próximos meses vendrá dibujado con el contexto de la economía global. Los analistas coinciden en que será importante, pero nadie adelanta ni cuándo ocurrirá ni de qué manera. Y la Unión Europea, de mantener cohesionados a los países en torno al euro, que también depende de lo que ocurra en las elecciones que se celebrarán en Alemania, Francia, Holanda y Austria, además de un casi seguro adelanto electoral en Italia si es que no es en España, tendría que ser un bloque de contrapunto en el desorden que se va a producir en la economía mundial. ¿Porque ni el  propio Trump, un ‘analfabeto’ de la política y del gobierno, no sabe todavía ni dónde quiere ir y ya cada día le quema menos espectáculo en la chistera? ¡Tremendo!

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*