Opinión



Campo admite que se impidió al Rey viajar a Barcelona por la cercanía del 1 de octubre y la sentencia de Torra

El ministro revela que el Gobierno pidió a Carlos Lesmes aplazar el acto y éste lo rechazó

Según Campo, el Gobierno instó al presidente del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes, a posponer la celebración del acto, cosa que Lesmes rechazó

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, ha admitido este lunes que se impidió que el Rey Felipe VI no viajase el pasado viernes a la entrega de despachos a los nuevos jueces en Barcelona por la cercanía del 1 de octubre (el tercer aniversario del referéndum independentista) y por la inminente sentencia sobre la inhabilitación del presidente catalán, Quim Torra, que hoy se ha hecho efectiva.

Campo ha reconocido que el Ejecutivo buscaba velar por la “seguridad del monarca, y la convivencia” en Cataluña”.

Según Campo, el Gobierno instó al presidente del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes, a posponer la celebración del acto, cosa que Lesmes rechazó, según Campo.

Para justificar lo excepcional del acto, Campo ha recordado que sólo acudieron ocho vocales del consejo y no los 20 que debían de haber asistido. “No había ningún miembro de la sala de Gobierno, faltaron 20 alumnos, de los 17 presidentes de Tribunales Superiores de Justicia solo fue uno y no fue invitada la consejera de Justicia de Cataluña”, e insistía: “todo ha sido un tanto extraño, pero tampoco hay que hiperbolar porque generamos tensiones”, ha apuntado.

Campo ha concluido: “Hay veces que interesa poner estos problemas para disipar otros”.

Por su parte, el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), Lorenzo del Río, ha considerado este lunes que la ausencia del Rey Felipe VI en el acto de entrega de despachos a los nuevos jueces en Barcelona el pasado viernes fue “muy desafortunada”, y ha lamentado que no se buscara una fórmula para que el monarca pudiera estar presente. “Cuando no se gestiona bien como se ha hecho aquí, cuando no hay transparencia, surgen todos estos problemas que ha habido de interpretación”.

Del Río ha defendido durante una entrevista en Canal Sur la presencia del Rey en dicho acto “no sólo por el valor simbólico que siempre ha tenido su presencia sino también por la implicación institucional o constitucional que conlleva pues se tratan de unos nuevos jueces que se incorporan a ejercer un poder del Estado en nombre precisamente del Rey”.

Por otro lado, al preguntarle por el anuncio del comienzo de tramitación de los indultos para los condenados en el juicio del ‘Procés’, el presidente del TSJA, tras recordar que “esta figura es una reminiscencia histórica que viene del absolutismo”, ha defendido que su utilización tiene que estar dotada de mucha racionalidad, utilidad, de un sentido de justicia y de un sentimiento unánime con la sociedad.

Sobre las reformas legales que pudieran afectar al delito de sedición, ha opinado que “la ley se puede ir modificando y que esto podría venir por que las sentencias están viendo que hay problemas de interpretación”. “Cualquier reforma legal tiene que estar adecuada al sentido que tiene la ley, que es un precepto que tiene que ser racional y tener utilidad pública”, ha añadido, recordando que antes de incidir en que cualquier cambio no puede responder a intereses particulares o rentabilidades de otro tipo.

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*