Consumo prevé la ejecución de 24 campañas de inspección este año

El mayor número de inspecciones previstas en el plan se desarrollan en el sector servicios, con 4.775 actuaciones

La Junta de Andalucía, a través de su Dirección General de Consumo, organismo dependiente de la Consejería de Salud y Familias, tiene entre sus líneas de actuación principales a lo largo de todo el año la vigilancia periódica, control y monitorización de productos y servicios para velar por la seguridad y los derechos del conjunto de personas consumidoras de la Comunidad Autónoma.

Estas actuaciones se llevan a cabo en el marco general del Plan de Inspección de Consumo de la Junta de Andalucía, que recoge anualmente más de una veintena de campañas y miles de controles en los tres grandes bloques: productos de alimentación, productos industriales y servicios.

En concreto, el Plan de Inspección de Consumo de 2022, que se incrementa en un  6,6%, comprende la ejecución de 24 campañas que van a suponer la realización de alrededor de 8.000 controles, incluyendo controles de etiquetado y toma de muestras de productos para su ensayo en el laboratorio.

El objetivo no es otro que garantizar y reforzar los derechos de las personas consumidoras andaluzas mediante la comprobación del cumplimiento de las normas vigentes.

El mayor número de inspecciones previstas en el plan se desarrollan en el sector servicios, con 4.775 actuaciones –el 58% del total- en el marco de 8 campañas distintas, abarcando un amplio abanico de ámbitos que afectan a miles de personas consumidoras y usuarias. Por ello, la Dirección General de Consumo establece una protección especialmente estricta de los derechos a través del control básico de establecimientos alimentarios, no alimentarios, mercados de abastos y empresas prestadoras de servicios, contratación a distancia vía páginas Web, información en la compra venta y arrendamiento de vivienda, publicidad y prácticas comerciales desleales, sector de la banca, compañías aéreas, establecimientos de restauración y talleres de reparación de vehículos.

El sector de los alimentos, también sometido a un riguroso control, contempla más de 1.600 actuaciones –el 20% del total- en 7 campañas: el plan de control general de la información y la calidad de alimentos; la campaña de inspección de productos ibéricos;  la campaña de inspección de alimentos sin envasar, envasados en los lugares de venta a petición del comprador, y alimentos envasados por los titulares del comercio al por menor para su venta inmediata en el establecimiento de su propiedad; la campaña de inspección de cafés y cafés descafeinados; la campaña de inspección de zumos; la campaña de inspección de conservas en aceite de oliva y patatas fritas en aceite de oliva; y la campaña de alimentos destinados a veganos.

En el tercer gran bloque, que abarca los productos industriales, con un total de 8 campañas y casi 1.800 actuaciones –el 22% del total–, incluye las campañas siguientes: la campaña de control general de productos industriales, la campaña de seguridad y etiquetado de juguetes, la campaña de disfraces, caretas, máscaras y similares destinados a ser utilizados por niños/as menores de 14 años, la campaña de inspección de objetos con metales preciosos (contraste de garantía), la campaña de inspección de mascarillas higiénicas y EPIs, la campaña de inspección de tronas para niños, la campaña de inspección de cadenas y broches para chupetes, la campaña de inspección de tostadores de pan, y la campaña de inspección de taburetes con peldaños.

Todas las personas interesadas pueden acudir a la página Web de Consumo Responde (www.consumoresponde.es) para consultar los protocolos de actuación en cada campaña, una vez que las mismas se encuentren en ejecución, información que sirve además como herramienta de autodiagnóstico por parte de las empresas para verificar el cumplimiento normativo y, en su caso, tomar las medidas oportunas correctoras.

En la elaboración del Plan de Inspección de Consumo participan las organizaciones de personas consumidoras y usuarias más representativas de Andalucía, la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA) y diferentes centros directivos de la Administración andaluza con competencias relacionadas con esta materia. Por supuesto, en esta programación de actuaciones se tienen en cuenta los resultados, incidencias e incumplimientos detectados en otras campañas, así como la información sobre quejas y reclamaciones recogidas.

Cómo actuar al detectar alguna irregularidad

En caso de detectar irregularidades en los artículos o servicios que puedan afectar a la seguridad de las personas que las utilicen, se procede a la valoración del riesgo, pudiendo incluir el producto afectado en la Red de Alerta de Productos de Consumo. Esta red, que opera a nivel europeo, funciona como un sistema de intercambio rápido de información para detectar y proceder a la aprehensión de productos inseguros con la mayor agilidad posible, e impedir con premura su comercialización, ya sea a través de la inmovilización o destruyéndolos. Tanto en el caso anterior como si se detectan irregularidades de tipo informativo, como, por ejemplo, que el etiquetado no esté en castellano, se remitirán las actuaciones al departamento correspondiente para el inicio del oportuno procedimiento sancionador.

Consumo Responde

Ante cualquier duda o consulta en materia de consumo, la ciudadanía puede contactar con Consumo Responde, un servicio gratuito de información y asesoramiento a las personas consumidoras y usuarias, impulsado por la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía. Se trata de un servicio multicanal, al que se puede acceder de forma continuada a través del número de teléfono 900 21 50 80, de la página Web www.consumoresponde.es, del correo electrónico consumoresponde@juntadeandalucia.es; y de los perfiles en las redes sociales Twitter (@consumoresponde) y Facebook (www.facebook.com/consumoresponde).

También se puede recibir asesoramiento en los Servicios Provinciales de Consumo de las delegaciones territoriales de Salud y Familias presentes en todas las capitales de provincia, así como en las Oficinas Municipales de Información al Consumidor (OMIC), y en las organizaciones de personas consumidoras y usuarias.

Las campañas programadas por la Dirección General de Consumo se harán en los sectores de la alimentación, los productos industriales y los servicios

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*