El Recreativo de Huelva no tiene ahora presidente ni secretario del Consejo de Administración

GILDOY NO QUISO ACORDAR CUBRIR LAS VACANTES NI HACER CONSTAR LAS DIMISIONES

El abogado José Antonio Sotomayor intervino ante de la Junta de Accionistas para lograr que se celebrara.

De no ser por la mediación del abogado y accionista José Antonio Sotomayor, la Junta General de Accionistas del Recreativo de Huelva SAD, en segunda convocatoria,  podría no haberse celebrado al no comparecer en la misma ningún miembro del Consejo de Administración que, de manera formal, es quien presenta las cuentas para su aprobación. Como por la sociedad Gildoy acudió, acompañada de guadaespalda, una representante legal, la abogada Cristina Trespalacios Herrero, del bufete que trabaja lo asuntos de Pablo Comas, Rivero&Gustafson, el primer problema que hubo que subsanar fue la constitución formal de la Junta con el nombramiento de presidente y secretario (y Gildoy no podía ocupar los dos puestos con la misma persona), que son los que tendría que llevar el orden del día y levantar acta de los acuerdos.

De manera informal se mantuvieron contactos entre los abogados que acudieron a la Junta y, finalmente, para evitar un bloqueo absoluto de la SAD se acordó, con la aceptación de todos los presentes, que  la citada abogada actuara de presidenta y el socio y accionista de mayor edad, Miguel Ángel Acero, como secretario por la parte de los socios minoritarios. También se acordó que como interventores para la firma de la misma, y que pudiera elevarse a público los acuerdos lo antes posible, quedaran nombrados la abogada Cristina Trespalacios y José Antonio Sotomayor. Tanto el representante de Huelva Deportes, como del Trust y otros socios presentes, en conversaciones antes de comenzar la Junta de Accionistas en segunda convocatoria y visto que no comparecía nadie por el consejo ni el mismo secretario Antonio Martín, quien ayer comunicó su decisión irrevocable de dimitir, estudiaron los pros y contras de seguir con la misma o retirarse impugnando los acuerdos que pudiera adoptarse, pero al final llegaron a la conclusión de que lo mejor era, al menos, normalizar lo más posible la vida societaria de la entidad no tanto ya por la aprobación o no de las cuentas del último ejercicio, o de que la auditoría que se presentaba por Hispanocontrol lo que venía a decir es que no podría pronunciase por falta de información (con lo cual un dinero aportado, en parte por Infotelwi, que de poco ha servido) , sino porque era urgente subsanar todos los defectos de formas de las Juntas celebradas desde el 2012 y que éstas pudieran quedar inscritas en el Registro Mercantil para posibilitar cualquier operación de venta o entrega de las acciones de Gildoy.

Como secretario de la Junta tuvo que actuar el accionista y secretario más antiguo, Miguel Ángel Acedo, y de interventores para firmar las actas, la representante legal de Gildoy y el también abogado, José Antonio Sotomayor

De esta forma, con el voto sólo a favor de la sociedad propietaria de la mayoría de las acciones de la SAD quedaron aprobadas las cuentas anuales tal y como ha sido presentadas, dejando constancia tanto Huelva Deporte SA cono otros accionistas que no tenían información suficiente para decidir y menos cuando no había acudido ningún representante del Consejo de Administración a la Junta para explicar las mismas y el informe de auditoría, como explicaban los mismos auditores, no se ha podido realizar por falta de información.

La abogada enviada en representación de Gildoy se vio sola ante los accionistas minoritarios.
La abogada enviada en representación de Gildoy se vio sola ante los accionistas minoritarios.

El momento que más suspense levantó cuando se abordó el punto del orden del día de cese y nombramientos en el Consejo de Administración por cuanto la representante legal de Gildoy no traía instrucciones ante este tema y eso que desde la última Junta de Accionistas de septiembre del 2015  habían presentado la dimisión como presidente de Benjamín Naranjo, los dos representantes nombrados en su día, tras las elecciones municipales, por Huelva Deporte SA, y los consejeros, Antonio Martín (aunque éste ha permanecido como secretario del mismo como profesional), Jesús Martín y José Luis Martín, quedando, por tanto, formado sólo el Consejo de Administración por Pablo Comas y Alvaro Roncal. Este vacío de sillones, cuando lo que sigue figurando en el registro mercantil es el mismo  Consejo nombrado en la Junta de Septiembre del 2015, obligaba a incorporar a nuevos miembros al mismo e. incluso, nombrar con urgencia a un secretario que es quien tiene que elevar a público todos los acuerdos adoptados, liquidar con Hacienda de la Junta el impuesto e inscribir todo lo mucho acordado en la Junta lo antes posible.

Fue preciso, ante el bloqueo de la abogada de Gildoy, acordar un receso mientras ésta consultaba por teléfono, pero bastante serena puesto que ninguno de los presentes le recriminó nada a ella, qué acuerdo se adoptaba en este punto del orden del día. Y lo que se le comunicó, y así lo hizo  saber a los asistentes, es que no se presentaba ningún cese ni ningún nombramiento, con lo cual se produce una situación ‘sui generis’, desde el punto de vista mercantil, porque el Recreativo de Huelva SAD permanece ahora mismo sin presidente y sin secretario del Consejo de Administración y con sólo dos miembros en el mismo. Y lo es que más grave no se sabe quién va a elevar a público los acuerdos si se mantiene la dimisión de Antonio Martín como secretario, quien, además, no estuvo presente en la Junta de Accionistas como ya había anunciado ayer. Una situación que bordea el incumplimiento de los estatutos sociales en cuanto al número mínimo de consejeros, si es que han quedado reflejada en acta todas las dimisiones antes comentadas, y que lleva al Recreativo como entidad mercantil a un bloqueo que puede desencadenar otros acontecimientos, después de que Infotelwi, comunicará en nota de prensa su retirada para comprar las acciones de Gildoy. Siendo aún más sorprendente, por las declaraciones hechas  a lo largo del día por Felipe Cascajo, para justificar su decisión,  que el acuerdo -que él denominó principio de acuerdo-  con Pablo Comas llevaba aparejado entregarle, nada más y nada menos, que por asumir una sociedad en insolvencia, un primer adelanto de 300.000 euros en el momento de elevación a público de la compraventa, 3 millones de euros para poner el día los pagos que deben hacerse antes del 30 de junio para salvar la categoría y luego, dependiendo de si el club juega en Primera o en Segunda División en los próximos años, otros siete millones de euros. A este ‘generoso’ regalo a Pablo Comas habría que sumar la deuda que tiene comprometido el Recreativo de Huelva, dentro del concurso y con posteriodad a la aprobación de convenio, que puede oscilar en torno a los 21 millones de euros. Sorpresa tras sorpresa a la espera de lo que ocurra en la reunión del alcalde con representantes de trust y las peñas del Recreativo. Y entra en lo posible, incluso, que ante la situación societaria generada, pueda cerrarse un acuerdo ‘in extremis’ para la salida de Pablo Comas como miembro del Consejo de Administración en las próximas horas o se firme, bajando o elevando las  ‘generosas valoraciones” ya pactada el 28 de abril, la venta de las acciones a Infotelwi.

La abogada de Gildoy llegó acompañada a la Junta de Accionistas hasta de un guardaespalda.
La abogada de Gildoy llegó acompañada a la Junta de Accionistas hasta de un guardaespalda

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*