Fernández Ríos (VOX) exige a Consumo un tratamiento más ajustado para el jamón ibérico

El diputado de VOX por Huelva en el Congreso pregunta al Gobierno qué medidas de compensación pondrá en marcha para el sector frente a las posibles pérdidas económicas que conlleve la catalogación el jamón ibérico como ‘consumo desaconsejado’

El diputado de VOX por Huelva en el Congreso, Tomás Fernández Ríos, ha exigido hoy al Ministerio de Consumo que otorgue un tratamiento más ajustado respecto a sus propiedades saludables al jamón ibérico, un producto “emblemático” de la ganadería y gastronomía onubense y española, “reconocido fuera de nuestras fronteras” y cuyas bondades “han sido constatadas en diferentes estudios nutricionales ya realizados”.

Así lo asegura el representante provincial del partido en la Cámara baja, después de que el sistema que usa Nutriscore para categorizar determinados alimentos haya dado mala nota a un producto que constituye un auténtico “motor económico de Huelva”, lo que ha motivado que el diputado registre en el Congreso una serie de preguntas, entre las que figura “qué tipo de medidas de compensación tiene pensado el Gobierno para el sector, frente a las posibles pérdidas económicas que conlleve la catalogación el jamón ibérico como “consumo desaconsejado”.

Tal y como explica Fernández Ríos, en la actualidad el Ministerio de Consumo tramita el proyecto de Real Decreto por el que se implementa la escala Nutriscore en España, con el objetivo de facilitar a los consumidores una información clara sobre la calidad nutricional de los alimentos. Para ello, se propone la inclusión en la parte frontal de los envases alimentarios del correspondiente logotipo de la escala Nutriscore, que consta de cinco colores (de verde oscuro a naranja oscuro) asociados a cinco letras (de la “A” a la “E”).

Este método simplificado de identificación de los productos se basa en la presencia de determinados nutrientes por cada 100 gramos de alimento. Entre los componentes menos favorables desde el punto de vista nutricional, Nutriscore contempla las calorías, los azúcares, los ácidos grasos saturados y el sodio. Entre los nutrientes considerados más favorables se encuentran las proteínas, la fibra alimentaria o el porcentaje de frutas, hortalizas, legumbres y frutos secos.

“El algoritmo empleado por Nutriscore contempla como parámetro principal el aporte calórico de los alimentos, sin tener en cuenta otros beneficios demostrados científicamente. Por ello, obtienen una calificación negativa productos con propiedades saludables como puede ser el aceite de oliva virgen; y en cambio obtienen una puntuación más favorable productos menos sanos, como pueden ser la Coca-Cola 0, o unas galletas rellenas de chocolate”, indica el diputado.

Tal y como advierte, entre otros productos con valoración negativa se encuentran también derivados del cerdo ibérico, cuya calificación “merecería un tratamiento específico por tratarse de productos con propiedades saludables”, y ejemplo de ello es el jamón ibérico, que obtiene una E (rojo) pasando a formar parte del grupo de alimentos calificados de ‘desaconsejados’.

Al respecto, en la pregunta planteada por Fernández Ríos, se recuerda que, entre sus propiedades, cabe destacar que el jamón ibérico es un producto nutritivo y rico en minerales, vitaminas, con alto valor en proteínas, necesarias para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo, especialmente indispensables para los músculos y el cerebro. También es rico en calcio, lo que ayuda a mantener sanos los huesos y prevenir la osteoporosis, mientras que su contenido en hierro previene la aparición de anemias. Del mismo modo, proporciona cantidades significativas de magnesio y selenio, favorables para el proceso del antienvejecimiento.

Además, se señala que el jamón ibérico aporta vitaminas del grupo B (B1, B2, B6 y B12), además de vitamina E, al tiempo que carece de hidratos de carbono y es fuente de ácidos grasos, lo que ayuda a combatir el colesterol malo y protege el sistema cardiovascular, además de ser un alimento de fácil digestibilidad, ya que es pobre en colágeno.

Aparte de sus propiedades saludables, Fernández Ríos destaca que el jamón ibérico es también uno de los productos fundamentales de la “Marca España” y la base de la economía de muchas zonas de España. Así, en la provincia de Huelva, la zona geográfica de elaboración de jamones ibéricos y que se encuentra dentro de la D.O.P. Jabugo, comprende un total de 31 municipios ubicados todos ellos en la comarca menos favorecida de la provincia, como es la de la Sierra.

Estos municipios que dependen en gran medida de la cría, elaboración y comercialización de este producto son Alájar, Almonaster la Real, Aracena, Aroche, Arroyomolinos de León, Cala, Campofrío, Cañaveral de León, Castaño de Robledo, Corteconcepción, Cortegana, Cortelazor, Cumbres de En medio, Cumbres de San Bartolomé, Cumbres Mayores, Encinasola, Fuenteheridos, Galaroza, La Granada de Río Tinto, Higuera de la Sierra, Hinojales, Jabugo, Linares de la Sierra, Los Marines, La Nava, Puerto Moral, Rosal de la Frontera, Santa Ana la Real, Santa Olalla de Cala, Valdelarco y Zufre.

 

  • El diputado de VOX por Huelva en el Congreso pregunta al Gobierno qué medidas de compensación pondrá en marcha para el sector frente a las posibles pérdidas económicas que conlleve la catalogación el jamón ibérico como ‘consumo desaconsejado’

Sé el primero en comentar...

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*